Según Humberto Berríos, asesor legal del municipio de Barceloneta, el huracán María provocó daños en el municipio que ascendieron a $70 millones. Sobre estas líneas, el sector Barrio La Boca, en Barceloneta, días después del ciclón. (Luis Alcalá del Olmo)

El municipio de Cabo Rojo y Mapfre tienen hasta el próximo 4 de octubre para completar las gestiones de ajuste a la reclamación de daños ocasionados por el huracán María, trámite que dejaría a un lado, en definitiva, los alegatos de fraude por parte del asegurador contra el ayuntamiento.

En tanto, el municipio de Barceloneta ha solicitado al tribunal que desestime la demanda de Mapfre en su contra. En su lugar, Barceloneta pide al tribunal que ordene el pago de las pérdidas aseguradas que experimentaron unas 134 propiedades del ayuntamiento.

“Yo como alcalde, ni el gobierno del municipio autónomo de Cabo Rojo, hemos cometido fraude al exigir a la aseguradora la justa compensación por los destrozos ocasionados por el huracán María”, indicó en declaraciones escritas Roberto “Bobby” Ramírez Kurtz al plantear que Mapfre habría retirado sus alegatos de fraude contra el municipio “hace meses atrás”.

La orden del tribunal se produjo el pasado 26 de agosto, luego de un pedido de tiempo adicional de las partes para completar el análisis de daños por parte de sus respectivos peritos.

Según Ramírez Kurtz, el municipio no descansará hasta lograr que el asegurador pague los daños que ocasionó el huracán María hace casi dos años.

No obstante, Cabo Rojo y Mapfre entablaron conversaciones luego de que el municipio prescindiera de los servicios del ajustador público Scott M. Favre, de quien Mapfre alegó habría inflado las pérdidas ocasionadas por el huracán tanto en el caso de Cabo Rojo como de Barceloneta.

“No hay razón para que a casi dos años (del huracán), Mapfre ni siquiera haya hecho un rechazo de los daños estimados”, indicó por su parte, Humberto Berríos, asesor legal del municipio de Barceloneta, al establecer que el municipio continúa utilizando los servicios de Favre.

Según el abogado, integrante del estudio del bufete Pedro Ortiz Álvarez, desde el huracán María y ante la falta de pago por parte de Mapfre, varias estructuras del municipio continúan cerradas.

“La alcaldía de Barceloneta, al día de hoy, está cerrada”, dijo el abogado al agregar que ante la situación, el ayuntamiento dispersó sus operaciones y paga alquiler en espacios privados para continuar sus labores.

De acuerdo con Berríos, Barceloneta acudió al tribunal luego de múltiples intentos para que Mapfre le pagara. Narró que hace un año, el municipio acudió a la Oficina del Comisionado de Seguros (OCS) para exponer su situación y luego de ello, logró un pago de $592,938, pero la cifra es ínfima en relación a las pérdidas, estimó. En total, dijo Berríos, el huracán María ocasionó perdidas al municipio de Barceloneta por unos $76 millones.

La póliza del ayuntamiento para el 2017 cubría daños hasta $44 millones. Mapfre estimó las pérdidas en $1.6 millones y tuvo un costo de $280,000.

Berríos destacó que mientras Mapfre le imputó fraude a Barceloneta, el asegurador renovó el seguro del municipio. Ahora, la póliza que se pagó este año fue de $418,609, se informó.

De acuerdo con Berríos, Barceloneta y Cabo Rojo no son los únicos municipios que se disputan en el tribunal para cobrar el seguro.

El abogado explicó que también representa los gobiernos de Sabana Grande y Santa Isabel. En esos casos, el asegurador es Triple-S Propiedad y según alegan ambos municipios, las pérdidas post-María rondan $14 millones y $34 millones, respectivamente.

Sabana Grande estaba asegurado por $16 millones y Santa Isabel por $32 millones.


💬Ver 0 comentarios