Los restaurantes mantendrán sus áreas de comedor cerradas, y entregarán cubiertos preempacados. (archivo)

Como parte de sus esfuerzos para contener la propagación del COVID-19, los restaurantes de comida rápida Panda Express en Puerto Rico, definieron nuevas formas de servir a sus clientes, mientras mantienen a sus asociados a salvo, sin cancelar su operación.

Para maximizar el distanciamiento social, la empresa determinó cerrar el área de comedor de todos sus restaurantes. Además, se invita a los clientes a hacer pedidos de comida para llevar mediante la aplicación móvil o la página web.

En declaraciones escritas, Panda Express indicó que distribuirá sus comidas con utensilios preenvasados, para garantizar que la comida llegue de manera segura a los clientes. Asimismo, informó que pusieron en vigor un riguroso protocolo de limpieza y desinfección por hora.

“Los asociados de Panda Express son parte de nuestra familia y pieza esencial en nuestro negocio. Panda anunció que actualizó sus políticas para cuidar a nuestros asociados durante este tiempo de incertidumbre. Para aquellos afectados por COVID-19, hemos establecido un pago de salud y seguridad, pago por cambio de operaciones, pago por cierre de tiendas; y expandimos nuestro seguro de salud, licencia por enfermedad pagada, beneficios compartidos de licencia y más”.

Como la situación en torno al COVID-19 continúa cambiando, al igual que las necesidades de sus clientes y asociados, la cadena de restaurantes invitó a sus clientes a revisar su sitio web para más información sobre los esfuerzos que realizan para apoyar a las comunidades locales y a sus asociados.


💬Ver 0 comentarios