El ingeniero Adolfo L. González, presidente de Empresas Caparra, hace uso del primer supercargador de autos Tesla que hay en Puerto Rico y que forma parte del ofrecimiento del centro comercial. (Juan Luis Martínez Pérez)

Lo que empezó hace cinco años con la instalación de 3,150 paneles fotovoltaicos en el techo de San Patricio Plaza se ha convertido en una filosofía ecoamigable de hacer negocios, generar ahorros y aumentar la competitividad del centro comercial en el corazón de Guaynabo.

Desde entonces, según el presidente de Empresas Caparra, Adolfo “Tito” González, su equipo se ha movido a cambiar todas las luminarias en las 35 cuerdas que comprenden a San Patricio Village, implementar un sistema de composta para los desperdicios comestibles del food court, instalar una compactadora para reciclar las cajas de sus más de 100 comercios y, más recientemente, traer a Puerto Rico el primer supercargador de vehículos eléctricos de la marca Tesla.

El propulsor principal para la inversión en asuntos de eficiencia energética y estrategias ecoamigables sigue siendo económica. La inversión tiene que tener sentido”, enfatizó González, quien ha liderado la transición energética de Empresas Caparra desde el principio.

Reducir la huella energética

El paso más grande hacia la sostenibilidad energética que dio Empresas Caparra fue invertir más de $2 millones en la granja de paneles solares que produce cerca de 1 megavatio de energía eléctrica, o suficiente energía para potenciar cerca de 190 casas.

“Este edificio se cambió todo a LED y hubo un ahorro. Después fuimos a todos los pisos de todas las oficinas y cambiamos a LED. Bajamos el consumo energético, pero ahora, con prender solo un enfriador en tiempos normales es suficiente. De dos generadores que se tenían que prender en momentos pico, en caso de interrupción al servicio eléctrico (de AEE), ahora con uno nos da tranquilamente”, comentó el vicepresidente senior de Operaciones de Empresas Caparra, Miguel González.

Composta, reciclaje y educación

Con un plan integral para reforestar su entorno inmediato con especies endémicas que provean sombra y disminuyan la temperatura del centro comercial –una de las áreas con más cemento por milla cuadrada en Guaynabo–, San Patricio Plaza convierte en composta la cantidad de vegetación que produce su operación de jardinería.

Asimismo, San Patricio Village cuenta con casi 30 restaurantes que generan toneladas de desperdicios de comida antes y después de pasar por las manos del consumidor, por lo que el complejo comercial busca sumar este material orgánico a su sistema de composta.

“Tenemos ya un plan de empezar con El Mesón y Wilo (Eatery and Bar) para ir empezando con ese material orgánico de la preparación de los alimentos”, dijo Miguel González, quien está pronto a cerrar un contrato con la empresa local que se encargará de este plan piloto.

Adicionalmente, bajo el lema de “aumentar el reciclaje y bajar el desperdicio”, González ha instalado una compactadora para material reciclable en uno de sus edificios y está pronto a instalar la segunda en el centro comercial.

Responden a nuevas tendencias

En las casi dos cuerdas que antes ocupaba Kmart, Empresas Caparra ya empezó la construcción de The Square, un nuevo espacio comercial con áreas comunes inundadas de luz y ventilación natural.

“Las tiendas van a tener aire (acondicionado), pero los espacios comunes no. Eso es un cambio bastante drástico. (Por décadas), hemos ido cerrando espacios y ahora estamos volviendo a abrirlos”, dijo González, quien apuesta al diseño inteligente de los espacios comunes para fomentar un sentido mayor de comunidad.

Capitalizando en otra tendencia, San Patricio Village recientemente inauguró el primer supercargador de autos eléctricos Tesla en Puerto Rico. Localizados en el sótano del T-Mobile Center, los cargadores pueden repostar las baterías hasta 10 veces más rápido que los cargadores que instalaron hace dos años en el estacionamiento de San Patricio Plaza.

“Sabemos que esto está empezando y no sabemos hasta dónde nos va a llevar. Creo que a mitad de esta década vamos a estar viendo mucho más vehículos eléctricos y zonas de recarga para los que viven en un condominio y no pueden recargar en el trabajo. Entonces, va a haber un mercado grande de personas que requieran recargar sus vehículos tipo gasolinera. Ese es un mercado que está completamente virgen”, afirmó el empresario.


💬Ver 0 comentarios