Los cierres anunciados ayer incluyen las Kmart de Fajardo, Juana Díaz, Arecibo, Plaza Río Hondo en Bayamón y Vega Alta, así como las Sears de Fajardo, Plaza del Caribe en Ponce y Céntrico en Guayama.

Las cadenas Sears y Kmart no han podido poner fin a la mala racha que les aqueja desde hace un largo tiempo, y ayer su nuevo dueño, TransformCo, anunció que cerrará cinco Kmart adicionales en la isla y tres Sears, incluyendo la Sears de Plaza del Caribe en Ponce y la Kmart de Plaza Río Hondo en Bayamón.

La noticia tomó por sorpresa a muchos dueños y administradores de centros comerciales, algunos de los cuales, pese a saber que ambas cadenas tienen problemas financieros, pensaban que sus espacios no se impactarían por los cierres.

Lorraine Vissepó, directora de Comunicaciones Corporativas de Empresas Fonalledas, compañía dueña de Plaza del Caribe, confesó que su gente se enteró ayer en la mañana. “Sabíamos que la cadena estaba enfrentando dificultades y que había hecho ajustes, pero esta mañana (ayer en la mañana) fue que recibimos la notificación”, dijo Vissepó, quien lamentó la pérdida de empleos.

Los cierres anunciados ayer incluyen las Kmart de Fajardo, Juana Díaz, Arecibo, Plaza Río Hondo en Bayamón y Vega Alta, así como las Sears de Fajardo, Plaza del Caribe en Ponce y Céntrico en Guayama. Previo a este anuncio, la empresa había informado este año el cierre definitivo de la Sears de Santa Rosa Mall en Bayamón y el de las Kmart de San Germán, Caguas, Guayama, Cayey, Aguadilla, Trujillo Alto, Yauco, Carolina y San Patricio Plaza en Guaynabo.

En el caso de Plaza del Caribe, Sears es una de sus tiendas anclas desde que abrió en el 1992, donde ocupa 151,000 pies cuadrados. “Ahora vamos a empezar a mercadear agresivamente el espacio y a identificar a los inquilinos que podrían llenar esa vacante. No descartamos ninguna opción sobre el uso futuro que le daremos a ese espacio”, sostuvo la ejecutiva, quien agregó que evaluarán arrendarlo a un solo inquilino o a más de uno.

“Es trágico y lamentable que, de cara a la Navidad, se anuncien estos cierres”, expresó por su parte, el economista Gustavo Vélez, quien estimó que se afectarán más de 1,000 empleados.

Vélez indicó que, ante la coyuntura socioeconómica que vive Puerto Rico, el reto mayor para los centros comerciales será cómo reemplazar a esas tiendas anclas con otros inquilinos que sean igual o de mejor calidad que las que se van. “A algunos centros comerciales se les hará más fácil que a otros esa sustitución, pero el desafío está ahí, con una merma poblacional y una contracción económica si no entra el dinero federal”, manifestó.

Agregó el economista que ve muy poco probable que entren a la isla cadenas nuevas de gran tamaño (“big box”) para llenar los ocho espacios que dejarán Sears y Kmart, pero lo que sí podría ocurrir, según él, es que las multinacionales que ya tienen presencia aquí expandan sus operaciones e intenten tomar parte del espacio que deje, sobre todo, Sears.

Por su parte, César Vázquez, uno de los socios del centro comercial Céntrico -antes Plaza Guayama-, fue otro de los que lamentó el cierre de Sears, la cual ocupa 33,000 pies cuadrados. “Sears fue la primera tienda que abrió en este centro comercial cuando se inauguró en 1991”, recordó el abogado y empresario, al tiempo que señaló que este pasado verano TransformCo anunció también el cierre del Kmart en su mall.

Vázquez señaló que, a diferencia de otros centros comerciales, los ejecutivos de Céntrico sí habían anticipado que ambas cadenas podrían irse o reducir su presencia en la isla debido a su complicada situación financiera. “Lo anticipamos y tenemos un plan de contingencia. Llevamos un tiempo en conversaciones con inquilinos prospectos y esperamos poder dar un anuncio en las próximas semanas. Eso es parte de la reestructuración que se está llevando a cabo en Céntrico”, agregó el empresario.

Mientras, Armando Ramírez, gerente general de Centros Comerciales de Puerto Rico, entre ellos Centro Gran Caribe en Vega Alta, confesó que le sorprendió saber que Kmart se irá de dicho mall. Esa es una de las tiendas anclas de la propiedad y ocupa 108,250 pies cuadrados.

“No lo esperábamos, nos enteramos por la prensa. Ellos nos habían extendido el contrato por cinco años y estaba vigente hasta mayo de 2024”, sostuvo Ramírez, quien aún no salía del asombro. El gerente general dijo que su equipo estará verificando los contratos que tienen con la empresa, ya que entienden que, aunque cierren sus puertas, “ellos van a tener que seguir pagándonos la renta”.


💬Ver 0 comentarios