Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

John Legere, presidente de T-Mobile, junto a su homólogo de Sprint, Marcelo Claure. (AP)

Aun con el aval del Departamento de Justicia federal (DOJ) y de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), la fusión de T-Mobile y Sprint, ascendente a $26,500 millones, encara una demanda federal sometida por 15 estados y el Distrito de Columbia, así como la oposición del sindicato Communications Workers of America (CWA) y una coalición de entidades de interés público.


💬Ver 0 comentarios