La cadena de colmados La Hacienda apuesta a explorar nuevos mercados al sur y este de la ciudad capital, incluyendo a municipios como Caguas, Humacao y Ponce. (archivo)

Los cuatro colmados especializados de La Hacienda en el área metropolitana ahora se suman a la larga lista de comercios boricuas que acuden a los servicios de entrega a domicilio para atender a su clientela que permanece en casa para prevenir el contagio de coronavirus.

Sin embargo, después de entregar cientos de órdenes de “delivery” durante una semana y media en los pueblos limítrofes a San Juan, la cadena de colmados ahora apuesta a explorar nuevos mercados al sur y este de la ciudad capital, incluyendo a municipios como Caguas, Humacao y Ponce.

“Están empezando a llamar gente de Caguas y esa es una las áreas en que hemos considerado abrir tiendas en un futuro. Todavía no tenemos la solución, pero ellos se ofrecieron a llevar nuestras órdenes hasta allá”, dijo el presidente de La Hacienda, Jorge Bonnet, sobre la nueva colaboración con el servicio de acarreo de Dame un Bite.

Bajo el modelo de entrega individual y casi inmediata, el costo de acarrear cortes de carnes finos, comidas preparadas, ensaladas frescas y otros productos especializados a estos pueblos sería casi prohibitivo, pero el empresario está organizando una ruta de entregas que cubra varios pueblos a la vez.

“Estamos viendo como creamos como un ‘tour’ y así subsidiar parte del gasto (de acarreo). Caguas va a ser el primero, espero que la semana que viene”, añadió Bonnet, quien ha visto un incremento sustancial en la demanda por entregas en el área metropolitana, a pesar de que su clientela usualmente prefiere ir al colmado.

Desde que se instaló el toque de queda, Dame Un Bite ha entregado más 400 órdenes a comunidades en Guaynabo, San Juan, Dorado y comunidades cercanas a los cuatro colmados de La Hacienda.

“Estamos entregando entre 40 y 50 órdenes por día, pero ahora tenemos la oportunidad de ver dónde más podemos hacer delivery fuera del área metro”, dijo el principal oficial ejecutivo de Dame un Bite, José Alejandro Ortiz, quien ha visto el volumen de órdenes diarias de víveres y comidas preparadas que entrega a domicilio aumentar por casi un 50%.

En cuanto a la necesidad de adaptar su modelo de negocio, aunque sea en respuesta a crisis como la pandemia de coronavirus, Bonnet indicó que “el pivote a estos modelos de ‘delivery’ es inevitable. No van a eliminar la necesidad de experimentar las compras en las tiendas, pero van a cambiar fuertemente los hábitos de consumo (en Puerto Rico). Van a tener que ser una opción para todos nosotros (vendedores al detal)”.

Y aunque no pudo precisar cuál será el impacto neto de esta transición acelerada, Bonnet precisó que “esto te da unaflexibilidad de aumentar o bajar tu capacidad sin tener que crearla tu mismo y gastar mucho dinero haciéndolo, como tendría que hacer un negocio grande que lo hace solo”.

Ortiz indicó que los clientes de La Hacienda deben llamar a su tienda favorita y poner su orden, antes de que uno de sus 300 carreros recoja la orden y haga la entrega a domicilio.


💬Ver 0 comentarios