Desde la izquierda: Carlos Mercado, subdirector de Turismo; Raúl Márquez, gobernador interino; Carla Campos, directora de la Compañía de Turismo; Loren Ferré, Tiody de Jesús, viuda de Ferré; María Eugenia Ferré y su hijo Miguel Antonio Santaella, bisnieto de Luis A. Ferré Aguayo.
Desde la izquierda: Carlos Mercado, subdirector de Turismo; Raúl Márquez, gobernador interino; Carla Campos, directora de la Compañía de Turismo; Loren Ferré, Tiody de Jesús, viuda de Ferré; María Eugenia Ferré y su hijo Miguel Antonio Santaella, bisnieto de Luis A. Ferré Aguayo. (Vanessa Serra Diaz)

Entre la muralla del Viejo San Juan y el Paseo de la Princesa, la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR), realizó un evento en que dedicó el espacio La Arcada del edificio La Princesa al exgobernador Luis A. Ferré Aguayo, quien hace 50 años firmó la Ley 70 de 1970, que fundó la corporación pública.

La íntima ceremonia contó con la participación de ejecutivos de la CTPR, miembros de su Junta de Directores, y representantes de la familia Ferré Rangel.

“Su visión mostraba un profundo amor por Puerto Rico, por las artes, la música. Parte de su obra fue crear entidades como esta, que pudieran elevar la esencia de nuestro pueblo”, expresó Carla Campos, directora ejecutiva de la CTPR, al hablar del exgobernador.

En La Arcada, Campos recordó que hace 25 años, el exgobernador participó de los actos de celebración del cuarto de siglo de la corporación pública, que tuvieron lugar frente a la actual sede de la entidad en el edificio La Princesa. Repitió las palabras que Ferré Aguayo dijo en aquella ocasión: ‘El reto del futuro exige cambios y una mentalidad flexible para enfrentar esos cambios’.

De acuerdo con María Eugenia Ferré Rangel, nieta del exgobernador y presidenta de la Junta de Directores del conglomerado de medios GFR Media, las expresiones que hizo su abuelo hace 25 años se mantienen vigentes ahora, en que el mundo encara una pandemia de COVID-19 que impacta severamente a la industria turística local y global. “Hoy, en el momento en que estamos, esa visión de él sobre cómo proyectar esa flexibilidad y cómo acercarnos al mundo, que expresó hace 25 años, es igual o quizás más relevante”, manifestó.

En el evento, en que se develó una tarja en honor a Ferré Aguayo, su nieta Loren Ferré Rangel, principal oficial de Desarrollo de Negocios del Grupo Ferré Rangel, comparó su huella en el turismo con el legado que dejó el exgobernador en otros ámbitos, como en las artes, al fundar el Museo de Arte de Ponce. “Tener una organización que promueva el turismo y la belleza de Puerto Rico como un punto de encuentro con el mundo, no es muy distinto del Museo de Arte de Ponce, pues ambos son ventana y puente de conexión con el resto del mundo, que invitan a la gente a venir y a la misma vez proyectan lo que es Puerto Rico y lo que tenemos que ofrecer como belleza natural y como pueblo”, expresó Loren Ferré Rangel.

“Desde su fundación, la CTPR ha sido una institución sólida dedicada a fomentar el turismo como punta de lanza en el desarrollo de la infraestructura, la creación de empleos y la generación de actividad económica en todas las regiones de la isla, tal y como lo vislumbró don Luis A. Ferré”, afirmó Campos.

“Durante su historia, ha sido una práctica de esta corporación pública el nombrar espacios emblemáticos del Edificio La Princesa en honor a personajes claves de nuestra industria. Es por esto que hoy develamos esta placa en La Arcada de La Princesa, un lugar idóneo para honrar la memoria del honorable Luis A. Ferré, un espacio de reflexión donde se han celebrado actividades icónicas y conferencias de prensa que han aportado y marcado la ruta para el desarrollo del Turismo” añadió la funcionaria.

Tiody de Jesús, viuda del exgobernador, agradeció el reconocimiento y recordó que Ferré Aguayo llegó a visitar el edificio La Princesa cuando aún era una cárcel, donde compartió con los reclusos. “Me da mucha alegría (el reconocimiento) porque aún se acuerdan de Luis”, dijo.

Para María Eugenia Ferré, quien fue acompañada de su hijo Miguel Antonio Santaella, fue significativo “estar aquí hoy con el bisnieto de don Luis, con la cuarta generación, que puedan ellos reconocerse en ese legado y en ese compromiso con el país para que esta generación, no solo ellos como bisnietos de don Luis, sino también esta generación, tome ese rol tan importante de mover el país hacia adelante”.