Capitolio de Estados Unidos. (AP/J. Scott Applewhite)

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.

--

Washington - Los demócratas del Congreso estamparán con fuerza hoy el sello que le quieren poner al próximo proyecto de estímulo económico federal, con una medida que puede garantizar por lo menos unos $20,000 millones a Puerto Rico, como parte de los esfuerzos para mitigar la pandemia del coronavirus.

Las votaciones de hoy en la Cámara baja– que se prevé serán principalmente en líneas partidistas, debido a la oposición republicana-, incluyen cambios a las reglas camerales, que van a permitir el voto por proxy en el hemiciclo y en los comités, debido a la emergencia que ha provocado el novel virus.

La legislación de estímulo económico propone alrededor de $3 billones (trillions en inglés) para asistir a los gobiernos estatales y locales, hospitales, sistemas educativos, y ayuda directa a los ciudadanos, incluido un nuevo cheque federal de por lo menos $1,200 para la abrumadora mayoría de las personas.

También impulsa extender hasta enero de 2021 la asistencia federal por desempleo de $600 semanales y hasta diciembre de 2021 las licencias por enfermedad y familiares para los trabajadores afectados por el coronavirus.

Anoche, la congresista demócrata Nydia Velázquez (Nueva York) dio a conocer que la medida también propone $35 millones para la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) enfrentarse a los retos de una elección en noviembre en medio de la pandemia del coronavirus.

El debate sobre la legislación comenzó esta mañana, pero, debido a las normas de distanciamiento social - que limitan la cantidad de representantes en el hemiciclos-, las votaciones pueden extenderse hasta las 8 :00 p.m., según el líder de la mayoría demócrata, Steny Hoyer (Maryland).

Ante la insistencia de los republicanos de la Casa Blanca de que no hay urgencia para aprobar un nuevo proyecto de estímulo económico, la speaker Nancy Pelosi aludió a las expresiones del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien sostuvo que una nueva legislación “podría ser costosa, pero vale la pena si ayuda a evitar daños económicos a largo plazo y nos deja con una recuperación más fuerte".

Entre los liberales demócratas, hay críticas de que no se optara por un cheque federal de varios o meses o por lo que dure la crisis.

El senador independiente Bernie Sanders (Vermont) aplaudió la legislación cameral por tener iniciativas como la asistencia a los gobiernos estatales y locales, asistencia a los trabajadores y al Servicio Postal.

Pero, dijo que la medida debería ser enmendada en el Senado para legislar que a través del programa de Medicare se paguen los costos del cuidado médico de los que no tienen planes médicos y otorgar un cheque que cubra el 90% de los salarios de los que están sin empleo, hasta un tope de $90,000.

Los líderes republicanos del Congreso, el senador Mitch McConnell (Kentucky) y el congresista Kevin McCarthy (California), han cuestionado la necesidad de legislar ahora un nuevo proyecto de estímulo económico.

McConnell ha indicado que no será hasta junio que examinarán qué nuevas iniciativas de estímulo económico son necesarias. Pero, ha abogado por aprobar dar inmunidad a las empresas que reabren en medio de la emergencia del coronavirus.

McCarthy y McConnell también denunciaron los cambios temporales en las reglas del funcionamiento de la Cámara baja.

"Poner más de 200 años de precedente (en el mecanismo de voto por proxy) pondrá en peligro el proceso deliberativo de la Cámara de Representantes y nuestra capacidad para representar a nuestros constituyentes”, indicaron en una declaración los líderes republicanos en los comités camerales.

Al aprobarse anoche las reglas del debate, la presidenta del Comité de Asignaciones, la demócrata Nita Lowey (Nueva York), dijo que la medida asigna al gobierno de su estado, el más duramente impactado por el coronavirus, $67,000 millones.

“Si bien el Congreso ha tomado medidas significativas para abordar las necesidades urgentes derivadas del coronavirus, debemos hacer más”, indicó Lowey.

La legislación demócrata, de 1,815 páginas, crearía un fondo de $915,000 millones para asistir fiscalmente a los gobiernos de los estados, territorios y tribus, así como a condados y municipios, para mitigar sus gastos de emergencia.

Entre los gobiernos estatales y territoriales se distribuirían alrededor de $540,000 millones. Otros $375,000 millones son para asistir a los gobiernos de los condados y municipios.

Unos $20,000 millones se separan para los gobiernos estatales territoriales. De ese total, Puerto Rico recibiría cerca de $10,650 millones, según un análisis de El Nuevo Día.

El proyecto demócrata, como la medida aprobada por el pleno de la Cámara baja en febrero para atender los recientes terremotos, vuelve a impulsar que se financie plenamente en Puerto Rico créditos por ingresos devengados (EITC) y niños dependientes (CTC), que tendrían un impacto de $1,400 millones anuales.

En términos específicos para isla, la medida persigue, además, una asignación de cerca de $285 millones en asistencia alimentaria y $60 millones para las carreteras en Puerto Rico.

El proyecto incluye a la isla en el programa que aumenta los fondos de asistencia alimentaria cuando los comedores escolares de una jurisdicción no están en pleno funcionamiento.

La legislación otorgaría un segundo cheque de por lo menos $1,200 para la abrumadora mayoría de los ciudadanos, incluidos los residentes en Puerto Rico. Pero, esta vez, se asignan $1,200 adicionales -hasta un máximo de $6,000- por dependientes, que pueden incluir estudiantes a tiempo completo de menos de 24 años y otros adultos.

Los $1,200 beneficiarían a los individuos con salarios de hasta $75,000 anuales. En el caso de las parejas, el salario máximo es de $150,000. A partir de esos ingresos, el cheque se reduce $5 por cada $100.

El proyecto demócrata, entre otras cosas, incluye $100,000 millones en subvenciones para hospitales y proveedores de salud en los estados, Washington D.C. y los territorios. A su vez, asigna $75,000 millones para pruebas de detección del virus, el rastreo de contactos y otras actividades relacionadas.

Otros $100,000 millones se otorgan al Departamento de Educación de EE.UU. para asistir a los sistemas educativos estatales y locales, además de las instituciones de educación postsecundaria.

El proyecto demócrata sugiere a su vez $200,000 millones en pagos a trabajadores esenciales y $175,000 millones en asistencia de vivienda.


💬Ver 0 comentarios