Con el 90% de los votos contados, Bernie Sanders obtenía el 26% de los votos, frente al 24.4% de Peter Buttigieg. (AP / Andrew Harnik)

Washington - El senador Bernie Sanders (Vermont) ganó en la noche del martes las primarias presidenciales demócratas de Nuevo Hampshire, al superar por cerca del 2% de los votos al ex alcalde South Bend (Indiana) Peter Buttigieg.

“Este es el principio del fin de Donald Trump”, sostuvo Sanders, al declararse poco antes ganador de la contienda y recordar que fue el precandidato que más votos obtuvo la semana pasada en los caóticos caucuses de Iowa.

Sanders se mostró confiado en obtener la candidatura presidencial, pero también acentuó que el Partido Demócrata de EE.UU. estará unido de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

Con el 94% de los votos contados, Sanders obtenía el 26% de los votos, frente al 24.4% de Buttigieg. La diferencia entre ambos era de unos 4,300 votos, en una contienda más cerrada de lo que pronosticaban las encuestas.

El tercer puesto, con 19.7%, fue para la senadora Amy Klobuchar (Minnesota).

Las últimas encuestas mostraron el avance de Klobuchar, tras el debate del viernes en Nuevo Hampshire.

En un flojo desempeño para ambos, la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts) y el exvicepresidente Joseph Biden quedaron rezagados con 9.3% y 8.4%, respectivamente.

El senador Sanders y Buttigieg han sido los preferidos de los electores demócratas en las primeras dos contiendas demócratas.

Sanders obtuvo más votos que Buttigieg tras los caucuses de Iowa, pero el exalcalde fue el que más delegados obtuvo, 14 a 12, en ese estado.

En Nuevo Hampshire, los demócratas disputaron esta noche 24 de los 33 delegados a la convención presidencial, prevista para julio próximo en Milwaukee (Wisconsin). Sanders obtenía por lo menos 8 delegados, Buttiggieg 7 y Klobuchar 6, segúnCNN.

Tras los caucuses de Iowa y las primarias de Nuevo Hampshire, Buttigieg tendría ya por lo menos 21 delegados, Sanders 20, Warren 8, Klobuchar 7 y Biden 6.

Los precandidatos demócratas están en busca de obtener la mayoría de los 3,979 delegados que estarán en disputa durante las primarias. Otros 771 son súper delegados, funcionarios electos o directivos del partido que van automáticamente a la convención presidencial y solo votarían si en una primera vuelta nadie obtiene el 50% más uno de los votos.

Si hay una segunda vuelta, entonces un precandidato requerirá obtener la mayoría de los 4,750 delegados.

“Hemos demostrado que estamos aquí para permanecer en la contienda”, dijo Buttigieg.

El próximo evento electoral está previsto para Nevada el día 22 de este mes.

La senadora Klobuchar se mostró satisfecha con su desempeño, tras superar a su colega Warren – elegida por el vecino estado de Massachusetts- y a Biden. “Voy a llevar (mi) mensaje de unidad al país. No es quien habla más duro o tiene la cuenta de banco más grande, es una cuestión de ideas”, indicó Klobuchar a sus seguidores.

Biden, aceptando su derrota, ni siquiera se quedó en Nuevo Hampshire y se fue a hacer campaña en Carolina del Sur, que llevará a cabo sus primarias el 29 de febrero. “Hemos escuchado de dos estados…Es la campana de la apertura, no la del cierre”, indicó el exvicepresidente, al indicar que en Carolina del Sur, donde está al frente en las encuestas, se escuchará el sentir de los afroamericanos.

Los votantes afroamericanos representan el 60% del electorado demócrata de Carolina del Sur.

Biden sostuvo que no se puede ganar las primarias demócratas sin el respaldo de afroamericanos y de los electores hispanos, que son claves en los caucuses de Nevada.

En Nuevo Hampshire quedaron muy atrás el multimillonario Tom Steyer (3.5%), la congresista por Hawai Tulsi Gabbard (3.3%) y el empresario Andrew Yang (2.8%).

Yang, quien propuso como parte de su agenda dar un cheque de $1,000 mensuales a cada adulto estadounidense, anunció su retiro de la contienda primarista. También suspendió su campaña el senador Michael Bennet (Colorado).

“Podemos ir hacia una larga carrera que puede durar meses”, advirtió la senadora Warren, al indicar que el Partido Demócrata de EE.UU. debe tener cuidado en no convertir las primarias en una batalla agria y personalista que dañe al candidato de la colectividad.

En las primarias de Nuevo Hampshire se permite la participación de los votantes independientes, siempre y cuando ese elector precise el día de la primaria bajo el partido que participaba.

En 2016, Sanders venció ampliamente en Nuevo Hampshire a Hillary Clinton, aunque la exsecretaria de Estado terminó siendo la candidata demócrata a la Casa Blanca.

Los republicanos también tuvieron primarias hoy en Nuevo Hampshire., y el presidente Donald Trump era el amplio favorito para ganar, frente a un grupo de personas mayormente desconocidas.

La próxima contienda será el 22 de febrero en Nevada, donde las encuestas tienen como favoritos a Biden y Sanders. El proceso pasará una semana después a Carolina del Sur, donde Biden está como favorito, junto al empresario Steyer.


💬Ver 0 comentarios