Joe Biden y Bernie Sanders se saludan esta noche con el codo. (AP)

Orlando - Los precandidatos presidenciales demócratas Joseph Biden y Bernie Sanders coincidieron esta noche en que ninguna persona en Estados Unidos debe tener que preocuparse por el costo del tratamiento médico para combatir el coronavirus.

En su primer encuentro uno a uno en un debate televisado, en medio de la emergencia nacional que causa el virus, los dos precandidatos presidenciales demócratas buscaron diferenciarse, sobre todo, de la estrategia del presidente Donald Trump.

“Si tienes el virus…no te preocupes por el costo, porque estamos en el medio de una emergencia nacional”, indicó Sanders, senador independiente por Vermont, en un debate auspiciado por las cadenas CNN y Univisión.

Biden coincidió. “Todo gratis, no tienes que pagar por nada. Estamos en guerra contra el virus”, sostuvo Biden, quien se ha consolidado como el líder de la contienda electoral, que va el martes a primarias en Florida, Illinois, Ohio y Arizona.

Los dos aspirantes a la Casa Blanca dieron cuenta también de como la emergencia ha cambiado sus campañas, teniendo que dedicarse a ofrecer mensajes por internet, y cómo toman las debidas precauciones, lavándose las manos con jabón continuamente y llevando consigo desinfectante de mano.

Al llegar a la tarima del debate, se chocaron los codos, no se dieron las manos.

Biden no solo va al frente en el conteo de delegados, por más de 150, sino que se proyecta que aumentará significativamente su ventaja tras contarse los votos del martes en esos cuatro estados.

Sanders sostuvo que el gobierno federal debe salir en rescate de la gente que va a quedarse sin trabajo, lo que incluye asistir con los pagos de sus casas y asistencia alimentaria. “El rescate no puede ser para las corporaciones”, sostuvo.

Biden coincidió en que “tenemos que lidiar con las consecuencias económicas rápidamente…y eso significa asegurarse de que las personas que, de hecho, pierden su trabajo, no reciben un cheque de pago, no pueden pagar su hipoteca, puedan pagarla”.

Los dos precandidatos presidenciales indicaron que el gobierno de Trump no estuvo preparado para lidiar con la emergencia, en momentos en que – aunque hay un limitado número de pruebas de detección del virus-, se han confirmado más de 3,300 casos del coronavirus en 49 estados, Puerto Rico, Washington D.C. e Islas Vírgenes estadounidenses.

Para Biden, la solución a las deficiencias en el sistema de salud de Estados Unidos no es una “revolución” a través del programa Medicare para Todos que propone Sanders, pues la gente lo que busca es resultados. Puso como ejemplo Italia, donde hay un sistema de salud gubernamental que ha sido incapaz de contener el virus y dar tratamiento a todos los pacientes.

Sanders sostuvo que la crisis no es de ahora, pues considera que decenas de miles de personas mueren en Estados Unidos por no tener acceso a un plan médico y consideró que son 86 millones lo que no tienen un plan de salud o tienen uno insuficiente.

Tuvieron un largo fuego cruzado sobre votos y expresiones que han hecho como senador. Biden, antes de ser vicepresidente del gobierno de Barack Obama, fue senador por Delaware.

Por ejemplo, cuando Biden acusó a Sanders de propagar anuncios falsos en su contra, el senador por Vermont le pregunto en varias ocasiones si era cierto o no que había abogado por recortes al Seguro Social, Medicare, Medicaid y los beneficios de los veteranos.

Biden dijo primero que era falso. “Es una mentira rotunda”, sostuvo. Después afirmó que en momentos de recortes fiscales, quiso hacer referencia a que “todo estaba sobre la mesa”.

Presionado por Sanders, Biden volvió a negar haber hecho las expresiones que aparecen en el anuncio en su voz.

Al final, Sanders indicó: “Estados Unidos vayan a You Tube” a corroborar la verdad.

También hubo críticas de Biden hacia Sanders por votar varias veces en contra de medidas que buscaban endurecer las medidas para verificar el historial de las personas que buscaban acceder a un arma de fuego y de un proyecto que impulsó normalizar la vida de los indocumentados.

Sanders le sacó en cara a Biden votos a favor de la guerra de Irak y en contra de lo derechos reproductivos de las mujeres.

Para cada imputación, los precandidatos presidenciales buscaron una excusa.

Pero, Biden aprovechó el tema de los derechos reproductivos de la mujer para decir que si es elegido candidato demócrata a la presidencia escogerá a una mujer como candidata a vicepresidenta y se comprometió a nombrar a una afroamericana como próxima jueza del Tribunal Supremo de EE.UU., donde cree que deben tener representación.

Sanders sostuvo que “probablemente” escogerá a una mujer “progresista” como compañera de boleta electoral.

Las expresiones de Sanders en el sentido que no todo ha sido malo bajo el gobierno “autoritario” de Cuba, al hacer referencia recientemente al programa de alfabetización de la revolución cubana, fueron parte del debate.

¿Por qué deben votarpor usted los cubanoamericanos tras elogiar un programa de la revolución cubana?, le cuestionó la periodista Ilia Calderón, de Univisión, al senador por Vermont.

Sanders insistió en que ha denunciado el autoritarismo en Cuba y en el resto de los países, “contrario a Donald Trump”.

Biden, por su parte, fue preguntado cuan diferente es el elogio de Sanders al programa de alfabetización de la revolución cubana, de los elogios de Obama como presidente a los avances de Cuba en las áreas educativas y de salud.

“(Obama) estaba tratando de cambiar la política pública de Cuba”, dijo Biden.

El exvicepresidente Biden - intentado presentarse como el candidato demócrata inevitable a la presidencia-, acogió antes del debate la idea de ofrecer matrícula gratuita a los estudiantes de colegios y universidades públicas cuyas familias tienen ingresos de menos de $125,000 anuales.

Sanders ha sido el principal promotor en años recientes de que las matrículas en universidades públicas sean gratuitas.

“Es genial que Joe Biden ahora apoye una posición que estaba en la plataforma demócrata hace cuatro años. Ahora tenemos que ir mucho más allá. Necesitamos que todas las universidades públicas, colegios y escuelas de comercio estén libres de matrícula para todos, como nuestras escuelas secundarias son. Necesitamos cancelar toda la deuda estudiantil. Y podemos financiarla con un pequeño impuesto sobre la especulación de Wall Street”, indicó el senador Sanders, en un comunicado de prensa.

Durante el fin de semana, Biden también adoptó la propuesta de la senadora Warren para facilitar el proceso de bancarrota de los individuos y permitir incluir en esa reestructuración de deuda la cancelación de préstamos estudiantiles.

Preguntados si apoyarán a su oponente de perder las primarias, Biden dijo que “si Bernie es el candidato, no solo lo apoyará sino que haré campaña por él”.

“Estamos de acuerdo en que la salud debe ser un derecho”, que hay que dar acceso a la educación pública y poner en marcha un acuerdo verde para combatir el cambio climático, aunque tengamos diferencias en los detalles, sostuvo Biden.

Sanders, por su parte, afirmó que “desde el primer día” se comprometió a respaldar al candidato demócrata a la Casa Blanca, pues la tarea es sacar de la Casa Blanca a un presidente “que es un mentiroso patológico…que cree estar por encima de la ley, es un racista, un homofóbico y es peligroso”.


💬Ver 0 comentarios