Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York. (Efe)

Washington, D.C. - El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, afirmó hoy que los modelos que predicen un aumento significativo en muertes por coronavirus en Estados Unidos debido a la flexibilización de las órdenes para los ciudadanos quedarse en casa son una advertencia a las autoridades sobre los riesgos de una reapertura acelerada de la economía.

El modelo de la Universidad de Washington, que es utilizado frecuentemente por la Casa Blanca, incrementó ayer de 72,400 a 134,745 el total de muertes por coronavirus de ahora al 4 de agosto, debido a la decisión de la mayoría de los estados de suavizar las restricciones sociales.

Hasta hoy, los datos de la Universidad Johns Hopkins indican que los casos corroborados de coronavirus en Estados Unidos son casi 1.2 millones y las muertes más de 69,000. A nivel mundial, el total de casos confirmados del novel virus se calcula en 3.6 millones y las muertes en más de 253,000.

¿Cuánto cuesta una vida humana? Esa es la discusión real que nadie quiere admitir… para mí una vida humana no tiene precio”, sostuvo Cuomo en su conferencia de prensa sobre la emergencia del coronavirus.

Cuomo indicó que el lunes murieron en Nueva York 230 personas por el coronavirus, lejos del pico de abril – cuando llegaron a haber sobre 700 muertes varios días consecutivos-, pero aún una cantidad significativa. Las nuevas hospitalizaciones por coronavirus -que fueron 717 el lunes-, también han ido a la baja.

Pero aunque ha expresado disposición a reabrir algunas regiones del estado a partir del 15 de mayo, Cuomo sostuvo que estudiará todas las estrategias que ponen en marcha sus colegas antes de hacer un anuncio oficial.

En Puerto Rico, el gobierno suavizó el mandato para la gente quedarse en casa y permitió esta semana la reapertura de algunas empresas, pese a que se supone que el pico de casos ocurra esta semana y no hay datos que confirmen que los casos de coronavirus se reducen.

En estados como Texas y Florida, las restricciones se suavizaron a pesar de que los casos positivos han aumentado y no se han hecho suficientes pruebas para el diagnóstico del novel virus.

Las guías de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Casa Blanca recomiendan una baja consecutiva de 14 días en los casos de coronavirus y un sistema robusto de pruebas de diagnóstico para los trabajadores más vulnerables antes de reabrir ligeramente la economía.

Un informe que circula por el gobierno de Trump –con el logo de los CDC-, calculó que para finales de mes pueden aumentar de más de 30,000 a 200,000 los nuevos casos diarios de coronavirus y las muertes de unas 1,700 diarias a cerca de 3,000.

La Casa Blanca y los CDC se distanciaron de ese informe, el cual el epidemiólogo Justin Lessler, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins, describió luego como una “proyección incompleta”.


💬Ver 0 comentarios