El presidente Donald Trump habla en una conferencia de prensa con el mandatario finlandés Sauli Niinisto en la Casa Blanca en Washington, el miércoles 2 de octubre de 2019. (AP / Carolyn Kaster)

Washington — El presidente Donald Trump se mostró iracundo el miércoles contra los demócratas y la prensa en el caso de la investigación a sus tratos con Ucrania, horas después de que los líderes demócratas de la Cámara de Representantes advirtieran a la Casa Blanca que aguardara un citatorio para la entrega de documentos.

Los demócratas acusaron al gobierno de “despreciar en forma flagrante” peticiones previas, y señalaron que esa negativa podría ser considerada una falta que podría derivar en un juicio político.

Por otro lado, los demócratas acusaron a Trump de “incitar a la violencia” contra el denunciante, cuyas aseveraciones tienen que ver con la seguridad nacional, y le recomendaron al presidente y a su gobierno no intimidar a posibles testigos durante la pesquisa encaminada a abrir un proceso de destitución contra el mandatario.

El denunciante expuso una llamada telefónica en julio entre Trump y el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, al que el mandatario estadounidense pidió que investigara a su rival demócrata Joe Biden y su familia. Los demócratas afirman que esa exigencia a Zelenskiy constituye per se un abuso de poder digno de ser examinado para un juicio político.

En presentaciones en la Oficina Oval y en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, Trump se mostró inusualmente iracundo al defender lo que dijo era su llamada telefónica “perfecta” con Zelenskiy.

Trump insinuó, sin presentar pruebas, que el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, podría haber cometido traición, y otra vez sin presentar pruebas, dijo que Biden y el hijo de éste eran “deshonestos desalmados”.

En un momento dado, Trump le exigió a un reportero que le insistía sobre sus tratos con Ucrania que cambiara de tema.

“Háganle alguna pregunta al presidente de Finlandia, por favor”, afirmó, haciendo énfasis en cada palabra, y al final dijo que el reportero era “corrupto”.

Trump declinó responder sí o no cuando le preguntaron si cooperaría con la cámara baja para entregarle los documentos que le solicita sobre Ucrania.

“Bueno, yo siempre coopero”, señaló, aunque su gobierno ha obstaculizado en repetidas ocasiones las investigaciones del Congreso. “Esto es una farsa”.

Schiff, que acusó a Trump de incitar a la violencia contra el denunciante, había dicho antes que cualquier intento por interferir con las pesquisas de los demócratas sería considerado evidencia de obstrucción y podría ser incluido en artículos para un juicio político.

“No estamos perdiendo el tiempo aquí”, apuntó.

Trump no mostró indicios de ceder, tuiteando una vulgaridad durante la conferencia de prensa de los líderes de la Cámara de Representantes y diciendo que “los demócratas que no hacen nada deberían estar enfocados en construir nuestro país”. En amplias críticas, Trump dijo que Schiff era un “malviviente” y señaló que San Francisco, de donde proviene la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha convertido en una “ciudad de carpas” de personas sin casa.

En los últimos días Trump ha tuiteado que quiere “indagar” sobre el denunciante, sea hombre o mujer, y hacerle preguntas, aunque la Ley de Protección a Denunciantes resguarda la identidad de esa persona.


💬Ver 0 comentarios