Donald Trump (AP)

Washington — El video comenzó y en cuestión de minutos, el hijo mayor del presidente estadounidense estaba diciendo que Osama bin Laden respaldó a Joe Biden.

No fue para nada sutil. Bienvenido a la campaña de Donald Trump, edición digital.

Siete noches a la semana, el equipo de reelección de Trump está transmitiendo programación en vivo por internet para reemplazar los conocidos mítines del presidente, imposibles de realizar por ahora por el coronavirus. Conducidos por altos funcionarios de campaña, prominentes republicanos y partidarios famosos de Trump, los programas muestran la realidad según el presidente. Son un esfuerzo por mantenerse en contacto con los partidarios de base y mantener el entusiasmo por una campaña suspendida que ha tenido que reconectarse sobre la marcha. El propio Trump aún no aparece en los programas de su campaña.

Al revisar los programas trasmitidos la última semana de abril a las 8 de la noche, se revela un esfuerzo concertado atacar al ex vicepresidente Biden, el candidato demócrata a la Casa Blanca. Pero el esfuerzo inherentemente limitado también plantea dudas sobre si la campaña puede reemplazar los valiosos datos de votantes potencialmente nuevos que los mítines ofrecen mientras se intenta revertir una caída reciente en varios estados clave.

Los programas son un aproximado de la red "Trump TV" que el presidente consideró lanzar si hubiera perdido las elecciones de 2016, y crean una cámara de eco para los verdaderos creyentes. Al igual que los actores en un querido programa de comedia bien avanzado, los funcionarios de Trump hablan calurosamente en forma figurada, confiando en que su audiencia conoce la trama y sus personajes y están sintonizando para ver programas que, a veces, hacían parecer que los guiones del presidente estaban muy bien escritos.

"¡Joe Biden tuvo el codiciado respaldo de Osama bin Laden! ¡Eso es un gran problema!", exclamó Donald Trump Jr. el 24 de abril, presentando la transmisión de esa noche, llamada "Triggered" (Activado), igual que su nuevo libro.

Desde que la campaña de Trump se volvió completamente virtual el 13 de marzo, cada video ha recibido al menos 1 millón de visitas, según la portavoz de la campaña, Erin Perrine. Agregó que los programas atrajeron más de 300 millones de vistas combinadas en abril en todas sus plataformas: Facebook, YouTube, Twitter, Twitch, Mixr y el propio sitio web de la campaña; y Facebook, fue por mucho, la mayor fuente de tráfico.


💬Ver 0 comentarios