La comisionada residente Jenniffer González. (Ramón “Tonito” Zayas)

Orlando - La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, cuestionó hoy que en medio de la emergencia del coronavirus la gobernadora Wanda Vázquez Gaced decidiera destituir a Rafael Rodríguez a la secretaría de Salud de Puerto Rico.

González dijo que Rodríguez fue muy efectivo en el manejo de los asuntos federales de salud y teme que su salida pueda interpretarse en Washington como una señal de falta de competencia del gobierno de Puerto Rico.

Aunque no era un buen portavoz de los temas de salud, la comisionada considera que Rodríguez fue efectivo en el manejo del programa de Medicaid -que requirió poner en marcha una unidad contra el fraude para normalizar el acceso a los fondos-, y en calmar las preocupaciones del gobierno federal después de los cargos de corrupción en contra de la ex directora de la Administración de Seguros de Salud (ASES) Ángela Ávila.

Rodríguez generó polémicas en su puesto por minimizar la posibilidad de que el coronavirus se expandiera a Puerto Rico y hacer expresiones equivocadas sobre cuando pudieran los ciudadanos tener acceso a las pruebas de verificación de contagio con el coronavirus.

En medio de la presión pública sobre el retraso en la administración de las pruebas de detección del virus, la gobernadora anunció anoche la renuncia de Rodríguez, pero ha sido evidente que se trató de una destitución.

La comisionada González indicó que en Washington se preguntarán por qué el gobierno de Puerto Rico ha prescindido en momentos de crisis de los secretarios de Vivienda, Salud y Familia, que han tenido la experiencia de trabajo este cuatrienio con el gobierno federal.

“Son cosas que no se pueden tomar a la ligera porque dan la impresión de que los funcionarios son incompetentes”, lo que la comisionada considera no ha sido el caso, sostuvo.

Dijo reconocer el derecho de la gobernadora Vázquez Garced a tener a su lado a sus funcionarios de confianza, pero le parece que en momentos de emergencias es fundamental “la continuidad de los trabajos”.

La comisionada, sin embargo, reconoció que falta mucho por hacer para tener el control de la pandemia del coronavirus en Puerto Rico.

“Se deben tomar medidas más agresivas sobre el control de actividades y eventos público…limitar las visitas a los centros de cuidado de las personas de la tercera edad y educar a la gente sobre la importancia de lavarse las manos continuamente, la distancia entre las personas y no exponer ala población más adulta”, señaló.

Indicó que decidió quedarse en Washington, aunque tenía reuniones a partir del lunes en Puerto Rico, pues los legisladores federales tienen que coordinar el trabajo de muchos de sus empleados desde sus casas, pues la intención es reducir el número de personas en el Capitolio federal.

Cada empleado va a recibir una computadora portátil y un teléfono para que en las oficinas de los congresistas solo haya un mínimo de personas.

Desde el pasado jueves, el Capitolio prohibió la entrada de turistas. Solo tienen acceso directo a los edificios del Congreso sus funcionarios y los periodistas.

Las personas que tengan cita con un legislador federal deberán ser escoltados por un funcionario de su oficina.


💬Ver 0 comentarios