Mitch McConnell, presidente del Senado de Estados Unidos. (AP)

El líder de la mayoría del Senado estadounidense, Mitch McConnell, afirmó que destituir a Donald Trump bajo los cargos que le imputa la Cámara de Representantes sería “bajar la vara” y exponer a futuros presidentes de Estados Unidos a continuos juicios políticos.

Horas después de la Cámara baja ordenar el juicio político en contra de Trump, por abuso de poder y obstrucción del Congreso, McConnell sostuvo que “el deber del Senado es claro” y que cuando “llegue el momento debemos cumplir”.

Pero, McConnell aseveró hoy, jueves, que los demócratas decidieron desde el inicio del cuatrienio llevar a Trump a un juicio político y ahora han establecido “un nuevo precedente tóxico” que va a tener muchas repercusiones y “eco en el futuro”. “No ha sido un proceso justo, sino una cruzada partidista”, agregó.

En una votación prácticamente partidista, la Cámara de Representantes aprobó el miércoles en la noche los dos cargos en contra del presidente Trump por sus presiones al gobierno de Ucrania en favor de un anuncio sobre investigaciones que implicaran al exvicepresidente Joseph Biden, precandidato presidencial demócrata.

McConnell indicó que los demócratas hicieron denuncias generales, sin imputar a Trump de ningún delito específico y tras una investigación de solo 12 semanas. “Si bendecimos esta vara tan baja, estaríamos invitando a llevar a un juicio político a cada presidente”, agregó McConnell, en su mensaje en el hemiciclo del Senado, tras la votación de anoche.

Para McConnell, mientras, es una contradicción que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, haya decidido no enviar por el momento los cargos en contra de Trump al Senado, ni nombrar a los “fiscales” que presentarán las imputaciones, hasta conocer las reglas que regirán el juicio político.

McConnell indico que coordinará con la Casa Blanca el proceso, lo que alarmó a los demócratas, que aunque tienen mayoría en la Cámara baja están en minoría en el Senado (47-53). Para lograr la destitución de Trump, los demócratas necesitarían mantener sus 47 votos y convencer a 20 republicanos, lo que es muy poco probable.

El líder de la minoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), solicitó que se cite a declarar a varios testigos, incluidos el jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton.

Schumer recordó que el presidente Trump, como ningún otro inquilino de la Casa Blanca, ha negado documentos y testimonios relacionados al proceso de destitución. “Cada senador debe preguntarse si quieren un juicio justo o que el presidente haga lo que le dé la gana, por encima del estado de derecho”, afirmó Schumer, quien reconoció que se reunirá pronto con McConnell para discutir las reglas del debate.

Al presidente Trump se le imputa haber reclamado al gobierno de Ucrania que anunciara investigaciones en contra del exvicepresidente Biden, su hijo Hunter, la empresa de gas Burisma y la teoría infundada de que ese país de Europa del Este interfirió con las elecciones de 2016 para favorecer a los demócratas, antes de liberar una asistencia militar de $391 millones y otorgarle una reunión en la Casa Blanca al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Como principal evidencia está el resumen-transcripción de una llamada del 25 de julio en la que Trump le pide de “favor” a Zelenski las investigaciones.

El exvicepresidente Biden es uno de sus potenciales rivales en las elecciones de 2020. Su hijo Hunter fue parte de la junta de directores de Burisma.


💬Ver 0 comentarios