El precandidato demócrata y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg. (AP)

Washington. –En su primera prueba electoral como precandidato presidencial demócrata, Michael Bloomberg tiene el reto de transformar mañana los más de $500 millones que ha invertido en publicidad en votos que le conviertan de inmediato en una alternativa con mejores posibilidades que Joseph Biden para competir con BernieSanders.

Pese a entrar a la contienda a finales de noviembre y obviar los primeros cuatro eventos electorales –en Iowa, Nuevo Hampshire, Nevada y Carolina del Sur–, el multimillonario Bloomberg, exalcalde de Nueva York, mostró fuerza en las encuestas de principios de 2020 gracias a su bolsillo.

Pero, Bloomberg sufrió un duro golpe justo en el primer debate en el que participó, en Nevada, en el cual la senadora Elizabeth Warren (Massachusetts), principalmente, trajo a la atención las querellas de hostigamiento sexual y laboral a que se ha enfrentado el exalcalde neoyorquino en su empresa.

“Quiero hablar sobre contra quién estamos aspirando: un multimillonario que llama a las mujeres ‘yeguas gordas’ y ‘lesbianas con cara de caballo’. Y no estoy hablando de Donald Trump. Estoy hablando de Bloomberg”, indicó Warren en aquel debate.

Desde entonces, la precandidatura de Bloomberg se ha estancado.

Sin la protección que dan los anuncios pagados, Bloomberg también ha estado bajo ataque por el programa de cateo “detiene y registra” que puso en marcha como alcalde en la ciudad de Nueva York, que se centró particularmente en las comunidades afroamericana y latina, y por el que volvió a pedir disculpas el domingo en el programa 60 Minutes.

En alguna medida la estrategia de Bloomberg dependía de que ninguno de los llamados "moderados" se fortaleciera.

Ahora que Biden acaba de ganar contundentemente en Carolina del Sur y gana respaldo entre los funcionarios electos demócratas, Bloomberg tendrá que superar al ex vicepresidente en las contiendas del supermartes – lo que no prevén las encuestas-, para tener un camino viable para por lo menos ser la alternativa a Sanders, el líder de las primarias demócratas.

Justo en la víspera del supermartes, la senadora Amy Klobuchar, aunque tiene primaria mañana en su estado de Minnesota, anunció su retirada.

Klobuchar se propone dar esta noche su respaldo oficial a Biden.

Según Reuters, el exalcalde de South Bend (Indiana) Peter Buttigieg, quien se retiró de la contienda el domingo, también apoyaría a Biden, consolidando más el respaldo de los "moderados" y del "establishment" hacia al ex vicepresidente.

En Carolina del Sur, el estado que revivió la precandidatura de Biden, Bloomberg gastó $2.3 millones en publicidad. De todos modos, las encuestas hechas a la salida de las urnas reflejaron que en ese estado, dos de cada tres demócratas lo perciben desfavorablemente.

Hay consenso entre los expertos en que el senador Sanders, elegido por Vermont, saldrá al frente en el supermartes de mañana en el que hay eventos en 14 estados, Samoa americana y los demócratas que viven fuera de Estados Unidos.

“Por eso la maquinaria está nerviosa”, sostuvo Sanders.

Aunque el conteo de delegados del supermartes puede tomar varios días, con las votaciones de mañana se distribuyen 1,357 de los 3,979 delegados que llegarán a la convención presidencial demócrata de julio, en Milwaukee (Wisconsin), comprometidos con un precandidato en particular.

“Sanders va a estar al frente en el número de delegados después del supermartes, la cuestión es por cuánto”, indicaron hoy, en su análisis semanal de “La Bola de Cristal”, Kyle Kondik y J. Miles Coleman, del Centro de Asuntos Políticos de la Universidad de Virginia.

El análisis de Fivethirtyeight.com coincide y destaca el respaldo que puede tener Sanders entre los electores de comunidades “minoritarias” en California y Texas, que distribuyen el mayor número de delegados esta noche, 415 y 228, respectivamente.

Ahora quedan en la contienda Sanders, Biden, Bloomberg, la senadora Warren y la congresista Tulsi Gabbard (Hawái), casi invisible en las últimas semanas.

Pero, a menos que Bloomberg logre ganar un número significativo de delegados esta noche, la lucha a partir del miércoles sería un cara a cara entre Sanders y Biden.

La campaña de Bloomberg confió en entrar con fuerza al proceso de votación y obtención de delegados.

En California, no obstante, Bloomberg sigue en el cuarto puesto de la intención del voto de los demócratas, según el promedio de encuestas que calcula Real Clear Politcs.

En otros estados claves, como Texas, Virginia y Carolina del Norte, el promedio de encuestas le ubica en el tercer puesto.

“(Mike) es el único candidato que ha hecho campaña en los 14 estados del supermartes durante los pasados dos meses”, dijo Kevin Sheekey, jefe de campaña del exalcalde de Nueva York, dando esperanzas a que la estrategia de Bloomberg pueda funcionar.


💬Ver 0 comentarios