El senador Robert Menéndez. (AP)

Washington - Ocho senadores demócratas reclamaron hoy al secretario de la Vivienda federal (HUD), Ben Carson, que cese las obstrucciones en el acceso a y las restricciones en el uso de los fondos destinados a la reconstrucción de Puerto Rico, tras el huracán María y los recientes terremotos.

“Nos indigna que HUD esté exigiendo a Puerto Rico que acepte restricciones que no fueron impuestos a ninguno de los otros nueve estados que recibieron pautas para el desembolso de fondos”, indicaron los senadores, en una carta dirigida a Carson, y encabezada por Robert Menéndez (Nueva Jersey).

Los demócratas han estado dispuestos a defender al gobierno de Puerto Rico, tras los nuevos controles impuestos en el acceso a los fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR).

Pero, la gobernadora Wanda Vázquez Garced, que se vincula con los republicanos en EE.UU., ha aceptado las restricciones que impone el gobierno de Trump y hasta despidió a Fernando Gil Enseñat de la secretaria de Vivienda de Puerto Rico, luego de que el ahora ex funcionario las describió como “trabas de más”.

La carta a Carson es suscrita también por el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), y sus colegas Richard Blumenthal (Connecticut), Kirsten Gillibrand (Nueva York), Elizabeth Warren (Massachusetts), Cory Booker (Nueva Jersey), Ed Markey (Massachusetts) y Sherrod Brown (Ohio).

El senador Brown es el líder de la minoría en el Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos, con jurisdicción sobre HUD.

Al proponer el acuerdo de subvención para el uso de $8,221 millones en fondos CDBG-DR y las guías sobre el uso de $8,285 millones para proyectos de mitigación, el secretario Carson ordenó nuevas restricciones, que se suman a la imposición de un monitor financiero federal.

Las nuevas restricciones incluyen que la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) dé el visto bueno a los proyectos CDBG-DR, que el gobierno de Puerto Rico demuestre que cumple con los objetivos hacia la reforma del registro de propiedades en la Isla, no utilice por lo menos $16,500 millones para nada relacionado a mejoras a la red eléctrica y eche a un lado la orden ejecutiva que requiere pagar a $15 la hora a los trabajadores de obras de reconstrucción financiadas con fondos federales.

“Tales demoras y restricciones no fueron impuestos a ninguno de los otros nueve estados que recibieron fondos similares”, indicaron los senadores demócratas, al acentuar que el gobierno de Trump impuso las nuevas restricciones en momentos en que Puerto Rico se enfrenta a otra emergencia, debido a terremotos recientes.

Junto a Warren y Catherine Cortez Masto (Nevada), Menéndez también pidió en enero al liderato del Comité de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado estadounidense que examine en audiencias el lento desembolso de fondos de emergencia que fueron asignados a Puerto Rico tras el huraçán María y administra el Departamento de Vivienda federal (HUD).

“Durante dos años, HUD y el personal de alto nivel de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) han jugado un juego peligroso con la vida de casi 3.5 millones de estadounidenses en la Isla al encontrar formas innovadoras de retrasar el alivio para llegar a estos ciudadanos”, indicaron entonces los senadores Menéndez, Warren y Cortez Masto.


💬Ver 0 comentarios