El sindicato destacó que la mayoría de los trabajadores que realizan servicios esenciales son inmigrantes y personas de color que viven en vecindarios de bajos ingresos. (AP)

Nueva York - Trabajadores afiliados al sindicato 32BJ SEIU, que incluye a porteros y empleados de limpieza de edificios, estadios y escuelas, un gran número de ellos latinos, han reclamado al Congreso que les considere empleados esenciales y se les incluya en las protecciones del próximo proyecto de ley sobre el COVID-19.

“El Congreso debe hacer todo lo posible para proteger a los trabajadores esenciales para que tengan acceso completo a la ayuda de emergencia como la protección contra despidos, equipo para evitar infecciones y pago esencial”, indicó durante una conferencia de prensa Kyle Bragg, presidente de la 32BJ, que ha perdido a 100 de sus miembros por el coronavirus.

“Los miembros de 32BJ están unidos para exigir que el Congreso tome medidas necesarias y han enviado 100.000 mensajes a sus miembros en las últimas semanas”, señaló en la conferencia, en la que participaron los representantes demócratas Nydia Velázquez, de Nueva York, y Donna Shalala, de Florida, y el senador Ed Markey, de Massachusetts.

El sindicato, con más de 175,000 miembros en 11 estados, recordó que nuevos datos “alarmantes” muestran que los afroamericanos y los latinos tienen el doble de probabilidades de morir de COVID-19 que los estadounidenses blancos.

Destacó que la mayoría de los trabajadores que realizan servicios esenciales son inmigrantes y personas de color que viven en vecindarios de bajos ingresos y deben viajar a centros comerciales, aeropuertos o vecindarios más ricos para trabajar, lo que les pone en riesgo al contagio por el virus, como ocurre a Hipólito Andón.

“Pongo mi vida en riesgo en la primera línea”, indicó el inmigrante, portero de un edificio en el centro de Manhattan.

“Para que este trabajo valga la pena, necesito un pago esencial y un suministro constante de equipo de protección personal. Al final del día, podría ser despedido y luego ¿qué haría mi familia?”, señaló el trabajador durante la conferencia.

Muchos de esos trabajadores tienen acceso a poco o ningún equipo de protección a pesar de que se enfrentan al contagio en el curso del trabajo, aseguró la 32BJ.

La congresista Velázquez destacó que estos trabajadores esenciales han puesto en riesgo su propia salud para realizar sus trabajos durante la pandemia.

“El Congreso no puede dejarlos atrás en futuros paquetes de ley. Debemos trabajar para garantizar que reciban un pago esencial, reflejando los riesgos para la salud y otros desafíos que enfrentan al trabajar durante una pandemia”, afirmó, y aseguró que “ahora es el momento clave para demostrar solidaridad”.

Por su parte, la congresista Shalala señaló que mientras el número de muertes y casos del COVID-19 continúa aumentando, “debemos asegurarnos de que el próximo paquete legislativo que apruebe la Cámara proteja a los trabajadores del servicio a la propiedad”.

“Estos trabajadores esenciales mantienen a nuestra nación en función en nuestro tiempo de crisis”, afirmó.

Shalala encabezó una carta enviada recientemente a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y al líder de la minoría republicana en ese cuerpo, Kevin McCarthy, instándoles a incluir protecciones para estos trabajadores en cualquier legislación futura en respuesta a la pandemia.


💬Ver 0 comentarios