Fernando Gil Enseñat fue despedido por la gobernadora Wanda Vázquez en el fin de semana. (Teresa Canino )

Washington - Hasta anoche, el gobierno del presidente Donald Trump no había expresado preocupación a la oficina del gobierno de Puerto Rico en Washington por el cambio de liderato en el Departamento de la Vivienda puertorriqueño, que puede recibir cerca de $20,000 millones en fondos destinados a la reconstrucción de la Isla tras el huracán María.

“La administració no nos ha contactado con ninguna preocupación inmediata con respecto al cambio de liderazgo en el Departamento de Vivienda de Puerto Rico”, indicó la directora de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA), Jennifer Storipan.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced destituyó el domingo al que fuera secretario de la Vivienda, Fernando Gil Enseñat, en medio del escándalo sobre la negligencia en la distribución de suministros de un almacén en Ponce que ha estado bajo el control del Negociado para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (NMEAD).

Pero, el martes dijo que la destitución estuvo basada en que Gil Enseñat -quien criticó las nuevas restricciones en el acceso a fondos del programa de desarrollo comunitario para atender desastres (CDBG-DR)- puso en riesgo esas asignaciones. Luego, el secretario de Desarrollo Económico, Manuel Laboy, sostuvo que a finales de 2019 hubo un referido al Departamento de Justicia de Puerto Rico en torno a Gil Enseñat y los fondos CDBG-DR.

Tras el escándalo en el gobierno de Puerto Rico sobre la negligencia en la distribución de los suministros, el secretario de HUD, Ben Carson - bajo críticas del Congreso por el lento desembolso de fondos e incluir haber violado por cuatro meses una ley que le solicite publicar las guías sobre el uso de los $ 8,285 millones para proyectos de mitigación, retomó la ofensiva del gobierno de Trump hacia los funcionarios de la Isla.

"Las noticias desde Puerto Rico son perturbadoras, para decir lo mínimo", escribió Carson el domingo en la noche después de la destitución de Gil Enseñat. "Para que la sanación pueda comenzar, la corrupción debe terminar", sostuvo Carson.

Por su parte, laAgencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) indicó ayer que “el gobierno federal continuará imponiendo controles fiscales y medidas de manejo de riesgos estrictas” para asegurar que la ayuda llega a los que más la necesitan y se protegen los fondos estadounidenses.

Dado el significativo historial de irregularidades y mal manejo fiscal, el gobierno federal continuará imponiendo controles fiscales y medidas de manejo de riesgos estrictas para asegurar que todos los fondos de ayuda y recursos por desastre se utilicen para ayudar directamente a los sobrevivientes de desastre que más la necesiten, y mientras que también se protege la inversión de los contribuyentes estadounidenses contra el posible despilfarro, fraude y abuso”, afirmó un portavoz de FEMA en Washington.

La directora de PRFAA dijo que proporcionan “información relevante” y están en comunicación con la Casa Blanca y oficinas del gobierno de Trump “para ayudar a movilizar los procesos del programa CDBG-DR”.


💬Ver 0 comentarios