Trump durante su discurso anoche en New Hampshire. (AP)

Manchester — Ávido por dar una demostración de fuerza en un estado disputado en las elecciones generales, el presidente Donald Trump intentó poner nerviosos a los demócratas con un acto en Nueva Hampshire, que realiza el martes las primeras elecciones primarias de la nación.

Envalentonado por su absolución en el Senado la semana pasada, Trump se jactó de la economía, atacó violentamente a sus posibles adversarios en la elección de noviembre y calificó el juicio político al que lo sometieron los demócratas de "cruzada partidista patética".

"Nuestros buenos republicanos en el Senado de Estados Unidos votaron contra el indignante fraude partidista que fue el juicio político y a favor de una absolución plena, completa y absoluta", dijo Trump en el acto del lunes por la noche, entre las ovaciones y rugidos de aprobación.

El martes, los demócratas de Nueva Hampshire van a las urnas luego de las desastrosas asambleas partidistas de Iowa de las cuales no salió un claro ganador para enfrentar a Trump noviembre. El presidente se burló de la persistente incertidumbre sobre los resultados, que todavía están en discusión.

"¿Alguien sabe quién ganó en Iowa?", se preguntó. "Yo no".

Antes de partir de Washington, Trump declaró que la intención del acto era poner nerviosos a los demócratas y hacer una demostración de fuerza en el estado.

"Quiero sacudir un poco a los demócratas, lo suyo está realmente aburrido", tuiteó. "Esperando los resultados de Iowa, votos fritos. ¡Grandes multitudes en Manchester!"

Los colaboradores del presidente esperaban que los dispositivos de seguridad del Servicio Secreto para el arribo del presidente también dificultarían los desplazamientos de los candidatos demócratas y sus seguidores en la ciudad más grande del estado antes del inicio de la votación, de acuerdo con fuentes de la campaña de Trump que no estaban autorizadas a hablar públicamente de las deliberaciones internas.


💬Ver 0 comentarios