Mientras se exhiben imágenes de niños separados de sus familias, Yeni González, una madre guatemalteca que fue separada de sus tres hijos en la frontera de Estados Unidos y México, es abrazada por la voluntaria Janey Pearl (horizontal-x3)
Mientras se exhiben imágenes de niños separados de sus familias, Yeni González, una madre guatemalteca que fue separada de sus tres hijos en la frontera de Estados Unidos y México, es abrazada por la voluntaria Janey Pearl. (AP)

Una joven madre guatemalteca se reunió el martes con sus tres hijos en Nueva York después de que las autoridades estadounidenses los separaran hace más de un mes en la frontera con México.

Yeni González, de 29 años, expresó su emoción ante los medios de comunicación tras reunirse con los pequeños y explicó lo que les dijo en mayo, cuando fueron separados.

“Le dije ‘les prometo que lucharé por ustedes e iré a buscarlos’. Hoy les dije ‘les prometí que iría a por ustedes y aquí estoy’”, dijo González a los medios de comunicación con lágrimas en los ojos.

La hispana habló frente al centro Cayuga, en Manhattan, una agencia que cuida de Deyuin, de seis años, Jamelin, de nueve y Lester, de 11, durante el día y que ha conectado a los tres menores con padres adoptivos de forma temporal.

Un grupo de voluntarios condujo en automóvil a González desde el estado de Arizona hasta Nueva York. La guatemalteca salió libre del Centro de Detención Eloy en Arizona el jueves, después de que un grupo de padres, madres y artistas neoyorquinos reunieran $7,500 para la fianza a través de una campaña de recaudación por internet.

Más de 2,000 niños fueron separados de sus familias en la frontera en las últimas semanas y se encuentran repartidos por varios estados debido a la política de “tolerancia cero” de la administración estadounidense, la cual procesa criminalmente a todos los adultos que llegan a la frontera ilegalmente. Sin embargo, debido a la condena internacional de esta política, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva la semana pasada para poner fin a esta separación.

González llegó a Nueva York el lunes y fue recibida por voluntarios que la colmaron de abrazos y dieron flores.

El martes, tras ver a sus hijos en una reunión privada, González habló en la calle, frente al centro, donde la esperaban decenas de cámaras de televisión. Dijo que encontró a sus hijos en buenas condiciones. Su abogado, José Xavier Orochena, dijo que los tres niños lloraron durante la emotiva reunión y se abrazaron a su madre. La familia había sido separada el 19 de mayo.

Una tía de González que vive en Carolina del Norte ha solicitado ser la guardiana temporal de los tres niños pero ese proceso de solicitud, que incluye la toma de huellas dactilares, podría demorarse dos meses, dijo Orochena.

Cada adulto que reside en la casa de un guardián de un menor inmigrante tiene ahora que someter sus huellas dactilares, lo que ralentiza el proceso, explicó. González también solicitará ser la guardiana legal de sus hijos a pesar de que no está autorizada a vivir en el país y no tiene trabajo ni casa propia.

Tanto Orochena como el congresista Adriano Espaillat, que acompañó a González en la visita, dijeron que es necesario presionar para lograr un proceso de reunificación entre padres e hijos inmigrantes más rápido.

“Queremos asegurarnos de que más historias como ésta se hacen realidad”, dijo Espaillat.

González podrá ver a sus hijos pero no podrá vivir con ellos hasta que el gobierno lo apruebe.

La guatemalteca, que está pidiendo asilo, tuvo un mensaje para las mujeres que conoció en el centro de detención en la frontera.

“Quiero que sepan que hay muchas personas dispuestas a ayudarlas. No es fácil. Les deseo toda la suerte”.

El fiscal general Jeff Sessions ha defendido la política de “tolerancia cero” en la frontera al asegurar que es buena para la seguridad pública.


💬Ver 0 comentarios