Rubén Rodríguez (Suministrada)

Washington - El republicano Rubén Rodríguez aspira a convertirse en 2020 en el primer boricua y latino elegido al Congreso por un distrito de Connecticut, a donde emigró hace 20 años.

Natural de Jayuya, Rodríguez reside en Waterbury. Ha puesto su mira en el escaño por el distrito 5 que ocupa la congresista Jahana Hayes.

Aunque Hayes se encuentra en su primer término como congresista, los demócratas han ganado ese escaño consecutivamente desde las elecciones de 2006.

El distrito tiene cerca de un 16% de hispanos e incluye localidades de los condados de Fairfield y Hartford. Casi tres cuartas partes son electores blancos no hispanos.

“Soy una persona bien conservadora”, dijo Rodríguez, en una entrevista, en la que consideró que temas como su rechazo al aborto y la defensa del derecho a portar armas resonarán entre los electores de un distrito que piensa es aún “violeta”, que lo mismo puede inclinarse hacia los demócratas como a los republicanos.

La demócrata Hayes – quien critica con fuerza al presidente Trump-, ganó el escaño en 2018  con el 55.9% de los votos. Es la primera afroamericana en ganar un escaño al Congreso por Connecticut.

Cuando llegó a Connecticut, Rodríguez se afilió con el Partido Demócrata, por el cual aspiró sin éxito a un puesto en el Concejo Municipal de Waterbury. También perdió en 2014, ya como republicano, su intento de convertirse en representante estatal. “Mi corazón siempre estuvo en el Partido Republicano”, dijo.

En mayo de 2020, el liderato republicano de su distrito se reunirá en convención y decidirá a quien respaldará para retar a la congresista Hayes en noviembre de ese año. Rodríguez sostuvo que por el momento se enfrenta a al menos otros dos precandidatos. Una vez el liderato republicano tome su decisión, Rodrígue prevé que su panorama estará más claro.

Rodríguez – quien trabaja para la autoridad de acueductos de la localidad de New Brittain-, destacó su defensa de la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que reconoce el derecho de los ciudadanos a poseer armas. Piensa que Connecticut – que vivió en 2012 la horrible pesadilla de la masacre en la escuela elemental Sandy Hook-, tiene regulaciones adecuadas, que incluyen verificar el antecedente de las personas y la prohibición general a armas semitautomáticas con cartuchos de 10 balas o más.  Por ejemplo, con respecto a los rifles AR-15, Rodríguez indicó que “para proteger a mi familia no necesito un arma de esa potencia”.

De ser elegido al Congreso, Rodríguez quisiera pertenecer a los comités de Pequeños Negocios y Asuntos del Veterano. Sería el noveno boricua en conseguir  llegar la Cámara baja federal con plenos derechos y solo el segundo republicano. En estos momentos, los cuatro congresistas puertorriqueños – Nydia Velázquez, José Serrano, Alexandria Ocasio Cortez y Darren Soto- son demócratas. Soto fue elegido por un distrito de Florida. Los otros tres representan distritos de Nueva York.

Rodríguez sostuvo que respalda la reelección del presidente Donald Trump, principalmente por sus iniciativas económicas, aunque no siempre esté de acuerdo con lo que dice.

De cara a su candidatura al Congreso, espera tener el apoyo de líderes del Partido Nuevo Progresista (PNP), incluida la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, y el senador por el distrito de Ponce Nelson Cruz.

En términos de Puerto Rico, Rodríguez sostuvo que ayudará al PNP a promover la idea de que Puerto Rico sea admitido como un estado de EE.UU.. “Voy a luchar por la estadidad para Puerto Rico. Mi papá, del mismo nombre, fue líder de barrio del PNP en Jayuya. Todo el mundo allá nos conoce”, dijo, al indicar que ha estado en contacto con Cruz y el enlace de los republicanos de la isla, el ex secretario de Justicia José Fuentes Agostini. Como la comisionada González, Fuentes Agostini es un aliado del presidente Trump.

“Para mí lo importante es que el latino mejore, no importa de que partido sea”, señaló Rodríguez.


💬Ver 0 comentarios