Imagen de la neblina que se aprecia en las montañas aiboniteñas.
Imagen de la neblina que se aprecia durante la mañana en las montañas aiboniteñas. (Alex Figueroa Cancel)

A partir de esta noche, pueblos en la montaña podrían empezar a experimentar el frío navideño para esta temporada ante la probabilidad de que se registren temperaturas mínimas entre los altos 50 a bajos 60 grados Fahrenheit (°F).

Esas condiciones serán posibles por la llegada de una masa de aire seco y el cambio en la dirección del viento que soplará desde el este-noreste.

El dominio del aire seco en altas capas de la atmósfera permitirá que en las noches se reduzcan tanto el volumen como la extensión de nubes, por lo que el calor que se acumule en la tierra deberá disiparse y, por ende, dar paso a que desciendan las temperaturas.

“Probablemente, esta noche las temperaturas (mínimas) deben estar un poco más frías. Estamos pronosticando temperaturas en los medios 60 grados en áreas montañosas y áreas como Adjuntas y Jayuya podría estar bajando de los 62 grados”, indicó el meteorólogo David Sánchez, del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan.

Algunos pueblos, según el registro climatológico del SNM, comenzaron a ver temperaturas mínimas por debajo de los 67 °F en las pasadas semanas, pero esa sensación de frío no duró mucho tiempo o, al menos, no fue del todo percibida, debido a los eventos de fuertes lluvias que ha experimentado la isla por los pasados dos meses.

Distinto a lo que se cree comúnmente, días lluviosos y con cielos nublados no propician noches más frías. Por el contrario, cuando hay nubes ocupando varias capas de la atmósfera, el calor acumulado en tierra durante el día no puede disiparse en la noche con facilidad. Además, la producción de nubes con lluvia (cumulonimbus) libera, a su vez, calor durante su proceso de condensación. Por estas y otras razones enmarcadas en un proceso que envuelve a diversos factores atmosféricos, la sensación térmica durante noches con cielos nublados no es cálida, pero tampoco fría.

Incluso, eso explica, también, por qué se percibe la humedad en las noches luego de un día lluvioso.

Algunas de las temperaturas mínimas más bajas registradas en lo que va de noviembre son: Adjuntas con 61 °F, Aibonito con 63 °F, Arecibo con 66 °F, Juncos con 70 °F, San Juan con 74 °F, Toa Baja con 72 °F y Humacao con 70 °F.

Respecto a las temperaturas máximas, Sánchez apuntó que hoy las temperaturas se deben mantener en los altos 80 a bajos 90 °F en pueblos costeros. “Las áreas más calurosas serán en el sur de la isla. Debe continuar así el resto de la semana”, sostuvo.

En cuanto a lluvias, indicó que la masa de aire seco limitará la formación de aguaceros, aunque se esperan algunas lluvias típicas de esta temporada.

“En general, siempre existe la posibilidad de que se generen aguaceros en la mañana en algunas áreas del este y noreste de Puerto Rico, y luego en la tarde el desarrollo típico en municipios del suroeste e interior de la isla”, explicó.

Mapa que muestra en porcentaje las probabilidad de lluvia para Puerto Rico durante este miércoles, 16 de noviembre de 2022.
Mapa que muestra en porcentaje las probabilidad de lluvia para Puerto Rico durante este miércoles, 16 de noviembre de 2022. (WFO San Juan)

“El próximo evento de lluvias debería ser entre el lunes y martes de la semana que viene con la llegada de otra vaguada en niveles altos y en superficie y eso debe aumentar la probabilidad de lluvia”, anticipó el experto.

Acerca de las posiciones del sol, el amanecer fue a las 6:31 a.m., mientras que la puesta del sol debe darse a las 5:47 p.m. El mediodía solar debe concretarse a las 12:09 p.m.

Entretanto, Sánchez destacó que el oleaje seguirá relativamente picado entre los 4 a 5 pies en aguas del océano Atlántico y los pasajes, por la influencia del viento.

El riesgo de corrientes marinas es moderado para todas las playas desde el noroeste por toda la costa norte hasta el noreste de la isla, incluyendo Vieques y Culebra.

💬Ver comentarios