Comparativas del mapa de sequía para esta semana y la anterior.
Comparativas del mapa de sequía para esta semana y la anterior. (USDM)

Tras poco más de cuatro meses desde que el Monitor de Sequía de Estados Unidos (USDM, en inglés) indicó que algunos sectores de Puerto Rico estaban bajo sequía moderada, la agencia informó este jueves que no existe sequía en la isla, sino a penas un 17% que tiene condiciones atípicamente secas.

La afirmación se da luego del análisis que realizó la agencia sobre los suelos, durante la pasada semana, que concluyó que las lluvias que dejó la tormenta tropical Isaías por su paso sobre Puerto Rico sirvieron para acabar con los déficit de precipitación que alcanzaban las 14 pulgadas y que se llevaban acumulando por más de tres meses.

La buena noticia, según el meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología (SNM) en San Juan Gabriel Lojero, es que los modelos meteorológicos no anticipan un nuevo episodio de sequía para la isla en lo que resta de año.

“Lo que tenemos ahora son condiciones atípicamente secas en algunos sectores. Y condiciones atípicamente secas no significa que haya sequía. La sequía inicia cuando hayan áreas bajo sequía moderada a severa y en adelante, pero como ya no están esas categorías en el mapa de Puerto Rico, pues técnicamente no hay sequía”, explicó Lojero en entrevista con El Nuevo Día.

La categoría de condiciones atípicamente secas significa que el área en cuestión tiene un déficit de agua y que la sequedad que le afecta detiene o hace más lento el cultivo de alimentos o de pastizales.

De acuerdo con las estadísticas del SNM, Isaías dejó entre cinco a 10 pulgadas de lluvia generalizadas sobre Puerto Rico lo que la eliminación de la sequía severa que había en varios pueblos la pasada semana se erradicó de forma súbita.

Actualmente, según el USDM, las área bajo condiciones atípicamente secas comprenden los pueblos de Juncos, San Lorenzo, Gurabo, Caguas, Río Grande, Canóvanas, Carolina, Trujillo Alto, Arroyo, Guayama, Cayey, Salinas, Coamo, Santa Isabel, Juana Díaz, y partes de los pueblos de Ponce, Lajas y Cabo Rojo.

Mapa del Monitor de Sequía sobre las condiciones en Puerto Rico que parte del informe del 4 de agosto de 2020. (USDM)
Mapa del Monitor de Sequía sobre las condiciones en Puerto Rico que parte del informe del 4 de agosto de 2020. (USDM) (USDM)

“En esas áreas con condiciones atípicamente secas, los déficit de lluvia rondan de dos a cuatro pulgadas. Si viene otra onda tropical fuerte puede ayudar a eliminar esos déficit pero habría que ver cuándo serían y cuánta lluvia dejarían”, estableció Lojero.

El anuncio del USDM se da en momentos en que la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) elevó la probabilidad de que esta temporada de huracanes esté por encima de lo normal a 85%.

De acuerdo con Lojero, dicho anuncio implica que el paso de ondas tropical fuertes o algún ciclón tropical por la región de Puerto Rico podría dejar grandes acumulaciones de agua, por lo que resaltó que “la probabilidad de que entremos a una sequía nuevamente es baja”.

La sequía que duró cerca de cuatro meses provocó racionamientos para varias plantas de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) que se suplen de ríos cuyos cauces habían bajado por falta de lluvias, e incluso para el embalse Carraízo, cuyo plan de interrupción duró poco menos de un mes.