El equipo ponceño muestra al Coquí Bio-Drone, con el que ganaron primer lugar en Estados Unidos. (Suministrada)

Cuatro estudiantes del Recinto de Ponce de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (Inter-Ponce) y uno de la Academia Ponce Interamericana, ganaron primer lugar en una competencia de diseño de drones, celebrada en la ciudad de El Paso, en Texas.

El equipo de la Inter decidió aceptar una invitación para desarrollar una propuesta del Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército de los Estados Unidos (CCDC, por sus siglas en ingles), para participar de esta competencia, un desafío aceptado por más de 1,700 universidades. Entre todas esas universidades inscritas, solo 11, los mejores equipos, incluido el equipo de la INTER, tuvieron la oportunidad de viajar a El Paso para participar en las finales, con todos los gastos pagos.

Entre las finalistas estaban: la Universidad de Texas El Paso, Universidad de Illinois, Tuskegee University, Grambling State UniversityNorth Carolina A&T State University y el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico.

El grupo compuesto por el estudiante de undécimo grado de la Academia Ponce Interamericana, Gian Carlo Ortiz Crescioni y los universitarios Cecilio Torres, Wilfredo Betances, Lisa Aponte Reyes y David Sánchez, junto a sus mentores, desarrollaron un drone, un dispositivo volador no tripulado, al que llamaron Coquí Bio-Drone. Con éste fue que ganaron la competencia, la semana pasada.  

 “Es un equipo multidisciplinario ya que los estudiantes universitarios son de diferentes programas como computadoras, biotecnología, microbiología y ciencias biomédicas.  Destaca la labor de Gian Carlos, de grado 11, quien ya ha competido en presentaciones de robótica.  Fue un trabajo de muchas horas de ardua labor, de frustraciones y de muchas satisfacciones”, expresó la doctora Merlis Álvarez-Berríos, profesora de química de Inter Ponce y mentora del equipo.

Los requisitos de la competencia fueron la creación de un dron que estuviera construido con partes reemplazables y biomateriales, utilizando una bacteria que el Ejército proveyó para convertirla en celulosa, material que tiene propiedades de aislador. Se utilizaron plantas encontradas en Puerto Rico, resina de almácigo, látex del árbol de pana, bioplástico y cables biodegradables. El equipo fue evaluado por un grupo de jueces expertos, en dos días en la competencia, celebrada en el Sun Bowl Stadium de El Paso. 

En la competencia también se tomaron en cuenta factores como la habilidad de los estudiantes para presentar el afiche del diseño del aparato, el desempeño de la aeronave durante la presentación y su propuesta de cómo el ejército puede utilizar el bio-drone de manera comercial. 

 “Los jueces quedaron impresionados con la presentación del afiche.  Luego vino la parte práctica donde se puso el dron a volar, primero a un punto fijo por 30 segundosy, luego, a hacer maniobras y a repetir el proceso otra vez.  La demostración quedó perfecta y recibimos una fuerte ovación de pie”, dijo la doctora Álvarez-Berríos. 

El grupo de educadores mentores también incluye al doctor José Ramírez Domenech, de ciencias y tecnología de Inter Ponce y al profesor Samuel Cardeña, de la Academia Ponce Interamericana.

El grupo recibió un cheque por $5,000 por parte de los organizadores del evento durante la premiación y una medalla a la excelencia.


💬Ver 0 comentarios