Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

A Teresa Coleman e Indira Cruz, estudiantes de Taller Infantil, les encanta el arte. (Suministrada) (horizontal-x3)
A Teresa Coleman e Indira Cruz, estudiantes de Taller Infantil, les encanta el arte. (Suministrada)

El centro preescolar Taller Infantil, ubicado en Miramar, va a comenzar el nuevo año escolar con nueva directora y con una nueva manera de enseñar, inspirada en la filosofía educativa Reggio Emilia.

Tras 38 años de dirigir Taller Infantil, Mariangie Muñoz pasó el batón a su hija Patricia Andreu, quien tiene 15 años de experiencia como maestra de nivel preescolar.

Andreu Muñoz, quien posee una maestría en Educación Preescolar de la Universidad de Puerto Rico y una licenciatura en Bellas Artes de Massachusetts College of Arts and Design, en Boston aseguró que su inspiración ahora para Taller Infantil es Reggio Emilia, un acercamiento pedagógico fundado en el 1945 al norte de Italia.

“Luego de la crisis de la Segunda Guerra Mundial, en esta ciudad apostaron por la educación de sus niños. Es reconocida mundialmente como una de las mejores propuestas educativas para primera infancia y además, la Escuela de Educación de Harvard la estudia como modelo de grupos de aprendizaje. Además, el National Association for the Education of Young Children apoyan y fomentan el acercamiento Reggio Emilia” comentó la nueva directora de Taller Infantil.  

Andreu conoció y se enamoró de esta filosofía cuando terminó su grado de maestría con su proyecto de investigación Reggio para Puerto Rico. Este verano participó en el grupo de estudio del Centro de Estudios Internacional Loris Malaguzzi en Reggio Emilia, Italia.

“Reggio nos da la oportunidad de crear una escuela justa, democrática e inclusiva. En el país se dice mucho que los niños son el futuro, pero entiendo que los niños son ciudadanos pensantes hoy, en el presente y de ahí tiene que partir su educación”, señaló.

Según la educadora, Reggio Emilia propone una visión de un niño fuerte, rico en potencial y en capacidades y lo centra en su proceso de aprendizaje. “El maestro guía, es un co aprendiz e investigador junto al niño y el ambiente viene a ser el tercer maestro. El ambiente se piensa y se diseña para que provoque el interés, la exploración y descubrimiento”, subrayó.

Dijo Andreu que en esta filosofía educativa se trabaja en proyectos a corto y a largo plazo, basados en los intereses del niño y del grupo. Siempre se integran las artes al currículo. “Estas prácticas educativas aumentan la creatividad, el pensamiento crítico, las destrezas de solución de conflictos y el aprovechamiento académico del niño”, sostuvo.

La observación y la documentación se utilizan como herramientas para entender al niño, conocer cómo aprende y evaluar su desarrollo. Las relaciones humanas entre niños, padres, maestros y la comunidad son esenciales.

Un día en Taller Infantil inspirado por Reggio

“Es activo, divertido y diverso. Se puede comenzar con música y la lectura de cuentos y poesías, seguido por su dramatización. Luego, la exploración de distintos medios artísticos como la pintura, el barro y el collage y así extender y profundizar en distintos temas”, contó Andreu.  

Mencionó la educadora que muchas de estas actividades son colaborativas e incluyen conversaciones, negociaciones y compromisos de parte de los niños. El patio es una extensión del salón de clases y otra oportunidad para aprender.

Taller Infantil es una escuela preescolar para niños de edades de 2 a 5 años. La enseñanza es individualizada.  A través del juego, el arte, la reflexión y la práctica los niños aprenden y desarrollan herramientas cognoscitivas, motoras y emocionales.


💬Ver 0 comentarios