Aníbal Acevedo Vilá, exgobernador de Puerto Rico. (GFR Media)
Aníbal Acevedo Vilá, exgobernador de Puerto Rico. (GFR Media)

Washington, D.C. - El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá solicitó al liderato de la Cámara de Representantes de Estados Unidos que respalde el proyecto de ley que persigue un trato tributario especial a las subsidiarias estadounidenses que hacen negocios como empresas foráneas en Puerto Rico y los demás territorios.

En una carta con fecha del martes, el candidato a la comisaría residente abogó por el proyecto 6648 de la Cámara de Representantes presentado por la delegada de las Islas Vírgenes estadounidenses, la demócrata Stacey Plaskett, y coauspiciado por la congresista demócrata puertorriqueña Nydia Velázquez (Nueva York).

La legislación propone eximir a Puerto Rico y los demás territorios del impuesto sobre la propiedad intelectual- conocido como Gilti- que estableció en diciembre de 2017 la reforma contributiva federal sobre las Corporaciones de Control Foráneo, empresas estadounidenses que hacen negocios fuera de Estados Unidos.

Acevedo Vilá señaló que el proyecto 6647 “proporcionará un tratamiento especial a los territorios frente a otras jurisdicciones fiscales extranjeras que compiten con Puerto Rico por empleos”.

“La medida revitalizaría el sector manufacturero avanzado puertorriqueño a través de un diferencial competitivo entre Puerto Rico y países extranjeros de bajos impuestos como China, India, Irlanda y Singapur, nuestros principales competidores para líneas de suministro vitales de productos farmacéuticos, de biotecnología y fabricación de dispositivos médicos”, indicó Acevedo Vilá.

El exgobernador, quien milita en el Partido Popular Democrático (PPD),  envió su carta a la speaker Nancy Pelosi (California), al líder de la mayoría demócrata de la Cámara baja, Steny Hoyer (Maryland), al portavoz de la minoría republicana cameral, Kevin McCarthy (California), y al número tres de la minoría demócrata, James Clyburn (Carolina del Sur).

También la dirigió al presidente del Comité de Medios y Arbitrios, el demócrata Richard Neal (Massachusetts), y al líder de la minoría republicana en esa comisión, Kevin Brady (Texas).

La legislación de la delegada Plaskett – cuya oficina advirtió que no ha tenido contactos con Acevedo Vilá-, fue referida al comité que preside Neal.

“El proyecto cameral 6648 incluye salvaguardias adecuadas contra la utilización de sus disposiciones para evitar indebidamente los impuestos por ingresos no relacionados con las actividades en los territorios”, indicó Acevedo Vilá.

En ese sentido, señaló que para una empresa CFC poder cualificar para la exención tributaria, tendrá que demostrar que en los últimos tres años “el 80% o más de sus ingresos brutos se derivó de fuentes dentro de dicha posesión” y “el 75% o más de sus ingresos brutos se derivó de la conducta activa del comercio o negocio dentro de dicha posesión”.

Acevedo Vilá considera que la legislación de la delegada de las Islas Vírgenes estadounidenses coincide con los esfuerzos en Estados Unidos para reducir la dependencia de China y otros países en la producción de medicamentos y equipos médicos.

Pero, además, aludió a la pérdida de empleos que ha ocurrido en el sector manufacturero de Puerto Rico coincidiendo con la derogación de la sección 936 del Código de Rentas Internas federal, que otorgó privilegios tributarios a corporaciones estadounidenses con base en la Isla.

Hoy está claro que la eliminación gradual de la Sección 936 también puso en peligro a los Estados Unidos continentales, ya que ahora depende demasiado de la importación de productos claves de China y de otros lugares que alguna vez fueron producidos en Puerto Rico y pueden serlo de nuevo, si el proyecto cameral 6648 se convierte en ley”, afirmó el exgobernador en su carta.

Las condiciones que exige la legislación de Plaskett existieron también bajo la sección 936, que fue derogada en medio de denuncias de sectores del Congreso de que permitía demasiadas ganancias para las empresas en la Isla y otros territorios.

Ayer, la Alianza Privada para el Crecimiento Económico respaldó el proyecto de Plaskett. Rodrigo Masses, presidente de ese grupo empresarial, dijo además que el Congreso tiene como alternativas excluir a Puerto Rico y los demás territorios de la segunda etapa del Gilti, que elevaría ese impuesto de 10.5% a 13.1% a partir de 2025.