El exgobernador Rick Snyder. (The Associated Press)

Flint, Michigan — Dos exfuncionarios de salud de Michigan fueron acusados el jueves de homicidio involuntario por la muerte de nueve personas que se contagiaron de la enfermedad del legionario durante la crisis del agua contaminada en el pueblo de Flint.

Entretanto los fiscales que analizan la manera en que el sistema de agua de la ciudad fue contaminado con plomo y bacterias presentaron cargos por delitos de extorsión y perjurio a un asesor clave del exgobernador Rick Snyder.

Snyder se sumó a un desfile de exfuncionarios estatales y municipales que se declararon inocentes en tribunales del condado Genesee. Enfrenta cargos de delitos menores por desatención deliberada de funciones en Flint por un caso que fue presentado la noche del miércoles, convirtiéndose en el primer gobernador o exgobernador en los 184 años de la historia de Michigan en enfrentar cargos relacionados con su periodo en el cargo.

Todos los cargos provienen de la evidencia presentada ante el juez David Newblatt, que fungió como un jurado investigador. La fiscal especial Fadwa Hammoud se negó a ofrecer detalles durante una conferencia de prensa pero dijo que Snyder “no había protegido la salud y seguridad” de los cerca de 100,000 habitantes de Flint.

“No hay trato preferencial en nuestro sistema de justicia penal”, reiteró Hammoud. “Nadie —sin importar qué tan poderoso sea o bien conectado esté— se encuentra por encima de la rendición de cuentas cuando comete un crimen”.

El abogado defensor Brian Lennon llamó al caso una “farsa”.