Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Un enfermero de Arizona. (AP)
Un enfermero de Arizona. (AP)

Washington - Estados Unidos alcanzó este lunes la cifra de 1,178,906 casos confirmados de COVID-19 y la de 68,689 fallecidos, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Estos datos -a las 8:00 p.m.- confirman a Estados Unidos como el país más golpeado del planeta con diferencia por la pandemia originada en Wuhan (China), por delante de España, Italia y Reino Unido.

Del total de casos confirmados se han recuperado unas 185,000 personas, por lo que siguen activos más de 925,000.

El estado de Nueva York, con unos 325,000 casos -más que ninguna otra nación en el mundo- y casi 25,000 fallecidos, sigue siendo el epicentro de la COVID-19 en Estados Unidos. Solo en la ciudad de Nueva York han muerto a causa de la pandemia 19,057 personas.

Otros brotes importantes del virus se han dado en la vecina Nueva Jersey con 128,269 casos y 7,910 fallecidos; Massachusetts, con 69,087 contagios y 4,090 decesos, o Michigan, con 43,950 casos confirmados y 4,135 muertes.

El balance total de fallecidos (68,689) sigue por debajo de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes; pero ha superado ya las estimaciones más optimistas que hizo "a posteriori" el presidente, Donald Trump, de entre 50,000 y 60,000 fallecidos.

Este domingo, sin embargo, el presidente admitió que el total estará entre 75,000 y 100,000. La cifra, en realidad, podría ser mucho mayor si se cumplen las nuevas proyecciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveladas este lunes por medios estadounidenses.

Los CDC trabajan con un escenario para el 1 de junio de 3,000 muertes diarias -en comparación con las 2,000 actuales-, como resultado de las medidas de reapertura económica y social que se están dando en grandes zonas del país.

💬Ver comentarios