El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin. (EFE)
El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin. (EFE)

Washington — La parálisis económica provocada por la pandemia del nuevo coronavirus obligará a Estados Unidos a tomar prestada una suma récord de $2.99 billones tan sólo durante el trimestre de abril a junio.

La suma superará por mucho el récord previo del Tesoro de $569,000 millones de octubre a diciembre de 2008, cuando el gobierno hacía frente a las secuelas de la crisis financiera de ese año.

La extraordinaria cifra de este trimestre también hace empequeñecer los $1.28 billones que el gobierno asumió como deuda en el mercado de bonos para todo 2019.

El Departamento del Tesoro dijo que se necesita ese dinero para financiar los casi $3 billones que el gobierno ha aprobado para respaldar a los trabajadores y empresas con pagos directos y otras medidas.

Además, el gobierno necesita tomar ese dinero prestado para cubrir la caída en los ingresos que ocurrirá luego de que el gobierno de Donald Trump prorrogó de abril a junio la fecha límite para presentar las declaraciones fiscales de este año.

“Las necesidades de crédito se están disparando, ya que el Tesoro necesita dinero para financiar las medidas de estímulo y para compensar una caída en los ingresos provocada por la pérdida masiva de empleos”, afirmó Nancy Vanden Houten, economista en Oxford Economics.

En una cruda muestra de cómo ha cambiado la situación financiera del gobierno, hace tres meses, antes de que el virus provocara el cierre generalizado de negocios en Estados Unidos, el Tesoro pronosticaba que podría saldar $56,000 millones de deuda durante el trimestre.

Pronosticó también que tendrá que asumir otros $677,000 millones en deuda en el trimestre de julio a septiembre.

La Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso vaticina que el gobierno tendrá un déficit presupuestario récord de $3.7 billones este año.