Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Una tienda en Nueva York. (AP)
Una tienda en Nueva York. (AP)


Washington - Las nuevas guías federales advierten que el proceso hacia la reapertura de la economía, como en Puerto Rico, tiene que hacerse con cautela y suavizando ligeramente las restricciones vigentes impuestas para evitar la propagación del coronavirus.

Sin 14 días consecutivos de baja en el número de casos, certeza de que los hospitales tienen capacidad para superar el brote del virus o pruebas suficientes para la población vulnerable, como los trabajadores de la salud, no se debe pasar a flexibilizar las órdenes de quedarse en casa y que limitan la operación de los negocios, según las normas federales vigentes.

“Primero, la vigilancia epidemiológica debe continuar…Cada industria y tipo de comercio debería crear reglas que sirvan para minimizar el riesgo”, indicó  hoy el médico puertorriqueño Joxel García, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud y secretario adjunto de Salud federal a cargo del Cuerpo Regular de Salud Pública durante el gobierno de George W. Bush.

El profesor puertorriqueño Daniel Colón Ramos, neurocientífico de la Universidad de Yale, ha acentuado que “nadie está en desacuerdo con “querer abrir y regresar a la normalidad”, pero la reapertura de la economía debe ser una aspiración y poco se logrará sin pruebas suficientes, la capacidad para rastrear contactos y una estrategia basada en “datos y ciencia”.

En una serie de tuits que publicó hoy, Colón Ramos sostuvo que “por incompetencias del gobierno” - frente a un virus para el cual no hay vacuna-, a nadie se le debe pedir escoger “entre su vida y la economía”.

Un estudio de la Universidad de Harvard advirtió que se deben hacer 152 pruebas por cada 100,000 habitantes para pensar que se está estimando correctamente la propagación del virus. Solo Rhode Island tiene hoy esa proporción.

Mientras, una encuesta de NBC y el periódico Wall Street Journal determinó que el 58% de los estadounidenses está mas preocupado por las implicaciones que tendría la reapertura de la economía que por el efecto en la economía de quedarse en casa. Un 32% se preocupa más por el estado de la economía.

Pese a que el presidente Donald Trump reclama a gobernadores demócratas “liberar” sus estados, con la idea de suavizar las restricciones, las mismas guías recomendadas por su grupo de trabajo sobre el coronavirus promueven cambios limitados.

Las guías del grupo de trabajo de la Casa Blanca establecen que en esa primera etapa se deben aún evitar reuniones de 10 o más personas, minimizar los viajes no esenciales, y mantener cerradas las escuelas y barras. También sugieren continuar la prohibición de permitir visitantes a los centros para adultos mayores.

Pero, se promueve reabrir cines, comedores de restaurantes, iglesias y gimnasios, bajo un estricto distanciamiento social.

Más aún, las autoridades que han anunciado que flexibilizan sus órdenes de quedarse en casa se han limitado, por ejemplo, a abrir parques para la gente caminar con distanciamiento social, como en Texas, o playas, como en Jacksonville (Florida).

En Texas, el gobernador Gregg Abott dijo que en una semana puede permitir la reapertura de los comercios de venta al detal, pero los negocios deberán entregar su producto fuera del comercio, sea en la puerta o llevándola al automóvil de sus clientes.

Aunque en su estado no ha habido una baja en casos de coronavirus durante 14 días de forma consecutiva, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, dijo que el viernes reabrirá los gimnasios, boleras, barberías, salones de belleza, y masajes, sujeto a medidas de salubridad y distanciamiento social.

Los cines y restaurantes volverían a operar el viernes, pero los bares y clubes nocturnos seguirían cerrados.

En medio de las protestas que hacen grupos conservadores, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, republicano y presidente de la Asociación de Gobernadores de Estados Unidos, respondió que sigue las mismas guías recomendadas por Trump, no sus tuits.

Una de las denuncias que hace Trump es que en Virginia, donde gobierna el demócrata Ralph Northam-, se determinó que las armerías no son empresas que ofrecen servicios esenciales, lo que alega violenta el derecho a tener armas que otorga la segunda enmienda de la Constitución estadounidense.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) que ha estado detrás de la campaña contra el cierre de las armerías en Virginia envió hoy – junto a la Alianza de Armeros de Puerto Rico- una carta a la gobernadora Wanda Vázquez Garced para pedirle que declare que esos negocios son “esenciales”.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) indicaron hoy que para que “los estados, las tribus, las localidades y los territorios estén abiertos, Estados Unidos debe poder identificar rápidamente nuevos casos, romper las cadenas de transmisión y proteger a los socorristas y los trabajadores de la salud de las infecciones”.

El presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD), Jorge Argüelles Morán, afirmó que por haberse hecho “muy pocas pruebas” de detección del virus y haber escasa certeza en los datos existentes, Puerto Rico está limitado para tomar una decisión informada.

Argüelles Morán indicó que el grupo de trabajo económico de la gobernadora Wanda Vázquez Garced presentará un plan por etapas. Pero, consideró que es evidente que el proceso deberáempezar, cuando sea posible, en negocios “que no requieren una aglomeración de personas”, como las ferreterías, y servicios provistos por plomeros, electricistas y jardineros.

“Cines, estadios, casinos, esos deinifitivamente deben esperar”, sostuvo Argüelles Morán.

Las normas de distanciamiento social serían aún una limitación para los restaurantes, aun cuando se les autorice a reabrir sus comedores.

Como en gran parte de Estados Unidos, en Puerto Rico los restaurantes solo pueden servir comida para llevar. Pero, los expertos cuestionan si para un dueño de un restaurante sería un buen negocio exponerse a los riesgos de una apertura antes de tiempo para solo atender en su comedor a un pequeño grupo de clientes

El constitucionalista Carlos Ramos González, profesor de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, sostuvo que aunque es cuesta arriba demandar al gobierno de Puerto Rico si comete “impericia gubernamental” – sobre todo bajo la moratoria que impuso la ley Promesa-, la gobernadora Vázquez Garced debe tener en cuenta que cualquier decisión “expone a patronos y empleados a posibles litigios entre ellos”.

En cada estado o territorio, hay protecciones distintas para los trabajadores, que en el caso del coronavirus pudieran aplicar a las personas más vulnerables a la infección como los de más edad o con condiciones médicas previas.

La misma complicación la tendrán las escuelas y universidades si exponen a su estudiantes, maestros y personal administrativo a un regreso a la ‘normalidad’ a destiempo.

“En un ambiente universitario, desde el punto de vista del salón de clase tradicional, plantea un reto extraordinario el distanciamiento social”, indicó Ramos González, quien, como muchos otros profesores, enseña ahora sus clases en la Inter a través de la internet.

Como una segunda etapa, la Casa Blanca prevé que los estados que no han visto un reinicio de casos de coronavirus puedan reanudar las clases en persona, así como las actividades deportivas y extracurriculares.

Los médicos, en esa próxima etapa, debieran volver a programar cirugías electivas, y la gente sus viajes no esenciales. Todavía, sin embargo, se recomendaría que las empresas alienten el trabajo remoto de sus empleados.

El domingo, sin embargo, la administradora de los Centros de Servicios Medicare y Medicaid (CMS), Seema Verma, indicó que como parte de la primera etapa de reapertura cree que en la medida de lo posible las autoridades locales de salud deben permitir reanudar las cirugías electivas.

En una tercera etapa – que nadie predice cuando ocurrirá -, las guías sugieren que las personas vulnerables reanuden sus actividades públicas manteniendo distanciamiento social y que se permitan las visitas a centros de adultos mayores.

“Hay que entender que esta pandemia va a definir los próximos dos años de nuestras vidas…No se acaba con la codiciada primera “cima” (de casos). La cima es la brecha del primer camino. Hay que establecer estrategias y capacidad a largo plazo para combatir este enemigo”, subrayó, por su parte, el profesor Colón Ramos.



Kemp, a Republican, said specifically that fitness centers, bowling alleys, body art studios, barbers, hair and nail salons, and massage therapy businesses can reopen as early Friday, April 24. Theaters and restaurants will be allowed to open on Monday, April 27 while bars and night clubs will remain closed for now, Kemp added.