El Tribunal Supremo de Puerto Rico.
El Tribunal Supremo de Puerto Rico. (Joe Rubens Figueroa)

CAGUAS.– El gobernador Pedro Pierluisi advirtió este viernes que podría ser necesario que se enmiende la Constitución de Puerto Rico como resultado de la determinación tomada por el Tribunal Supremo de Puerto Rico que dispone que todo veredicto de un jurado en casos penales, solo será válido si es unánime, tanto para absolver como para declarar culpable a un acusado.

“Le voy a dar pensamiento a esto que acaba de ocurrir, pero, de entrada, mi reacción es que, a menos que el Tribunal Supremo reconsidere su posición para que esa interpretación no prevalezca, tendríamos que enmendar la Constitución. De otra manera, sería entonces que incida en el asunto la Constitución de Estados Unidos, pero no quiero opinar al respecto. Son temas jurídicos profundos y complejos”, sostuvo Pierluisi al ser abordado por la prensa en una actividad en Caguas.

Sin embargo, la decisión que requiere la unanimidad para convicciones, producto del caso Evangelisto Ramos vs. Louisiana, ya aplica en Puerto Rico sin la necesidad de que se enmienda la Constitución, a pesar de que la jurisprudencia choca con la Carta Magna de Puerto Rico que solo requiere veredictos con al menos nueve votos para que sea válidos.

En entrevista por separado el decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, Julio Fontanet, coincidió con Pierluisi en la necesidad de que se enmiende la Constitución si se quisiera acoger la determinación del Alto Foro de Puerto Rico. Sin embargo, acto seguido recalcó que discrepa totalmente de la decisión del tribunal.

“La unanimidad es un derecho fundamental del acusado y al ser un derecho fundamental, bajo la Constitución federal aplica a los estados y a los territorios. El problema de la opinión del Supremo (en Puerto Rico) es que le está reconociendo un derecho fundamental al Estado bajo la Sexta Enmienda, pero quienes tienen ese derecho son las personas, no el Estado”, sentenció Fontanet.

“Por eso no hay un solo profesor de derecho constitucional o procesal penal que está de acuerdo con la decisión del Supremo”, añadió.

Fontanet explicó que no se tuvo que enmendar la Constitución de Puerto Rico para que se hiciera valer en Puerto Rico la decisión de Ramos vs. Louisiana debido a la cláusula de supremacía federal. En otras palabras, la decisión enmendó “de facto” la Constitución de Puerto Rico, pero solo para convicciones.

La opinión, redactada por el juez asociado Erick Kolthoff Caraballo y secundada por los jueces asociados Roberto Feliberti Cintrón, Edgardo Rivera García, Mildred Pabón Charneco y Rafael Martínez Torres, resaltó que, tras la determinación en Ramos V. Louisiana, “solo será válida la instrucción (a un jurado) que explique que tanto el veredicto de culpabilidad como el de no culpabilidad deberá ser unánime”.

“Debido a que la redacción de nuestra cláusula constitucional no permite la existencia de desproporción decisoria en los veredictos, la obligatoriedad del veredicto condenatorio unánime establecido en Ramos en beneficio del acusado, obliga a su vez la unanimidad en el veredicto absolutorio en nuestra jurisdicción”, sostuvo Kolthoff Caraballo en su decisión. “El veredicto de culpabilidad que rendirá un jurado tiene que ser unánime evitando así el violentar la Sexta Enmienda de la Constitución Federal. Sin embargo, en el espectro de nuestra Ley Suprema, los veredictos de no culpabilidad tienen que mantener la misma proporción decisoria para no quebrantar la Sección 11 del Artículo II de la Constitución de Puerto Rico”.

💬Ver comentarios