Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

La escuela Carmelina Rodríguez, en Guayanilla, es uno de los planteles que el Departamento de Educación ha informado que sufrió daños a causa del terremoto del pasado martes, 7 de enero. (GFR Media / Jorge A. Ramírez Portela)
La escuela Carmelina Rodríguez, en Guayanilla, es uno de los planteles que el Departamento de Educación ha informado que sufrió daños a causa del terremoto del pasado martes, 7 de enero.

Más de 300 escuelas públicas podrían no estar aptas para abrir incluso en el próximo semestre que inicia en agosto de este año, porque en los 14 meses transcurridos desde los terremotos de enero del 2020 no se ha atendido el problema de las llamadas columnas cortas, una situación que alarga y ahonda la incertidumbre de miles de estudiantes que no han podido recibir educación presencial a plenitud desde finales del 2019.

💬Ver comentarios