La gobernadora dijo que los violadores de sus reglas, vigentes hasta el 15 de agosto, podrían enfrentarse a un proceso penal.

La gobernadora Wanda Vázquez Garced extendió hasta el 15 de agosto la mayor parte de las medidas de mitigación que hasta ayer estaban vigentes para detener el repunte en los casos de COVID-19 que se están registrando tras la súbita reapertura de la economía puertorriqueña a mediados de junio.

Sin embargo, en un mensaje transmitido por la televisora del gobierno y sin margen para preguntas de la prensa, Vázquez Garced anunció una serie de ajustes a las restricciones que incluyen apertura de las ferreterías los domingos y una exención del cumplimiento de la orden ejecutiva para los eventos electorales del 2 y 9 de agosto. Los otros comercios autorizados a operar estos días son supermercados, gasolineras, farmacias y restaurantes, estos últimos en la modalidad de servicarro.

Del mismo modo, se impusieron nuevamente las restricciones en el uso de las facilidades comunes en urbanizaciones y condominios, se establecieron requisitos para las cirugías electivas -las cuales se autorizan solo con ciertas medidas de protección especiales-, se prohíben las actividades deportivas competitivas y se establecen nuevas mitigaciones asociadas al uso de playas, balnearios y cuerpos de agua análogos. Estos lugares acuáticos, por ejemplo, no se podrán usar los domingos. El resto de los días estarán limitados a actividades de ejercicio, sin aglomeraciones de personas, ni neveras, ni sillas de playa, y siempre con el uso de mascarillas, dijo la mandataria.

“Mientras no se encuentre una vacuna para este mal que nos impacta a todos tenemos que poner de nuestra parte”, dijo la gobernadora.

Lee el documento

La nueva orden ejecutiva, que entra en vigor mañana, sábado, y que fue anunciada pasada las 6:00 de la tarde de hoy, viernes, prohíbe los alquileres a corto plazo, excepto aquellos que están registrados con número de identificación de la Compañía de Turismo. Impone, además, responsabilidades específicas a los dueños y para los huéspedes de estas propiedades a los fines de evitar la llegada de personas ajenas al núcleo de huéspedes y evitando festividades.

El toque de queda, que se originó en marzo, se mantendrá entre las 10 de la noche y las 5:00 de la mañana del siguiente día. Lo mismo ocurrirá con las limitaciones al expendio de bebidas alcohólicas los domingos y, el resto de los días, a partir de las 7:00 de la noche. Los comercios al detalle podrán operar con las mismas restricciones de antes y evitando las aglomeraciones en las salas de espera.

Se mantiene el cierre total de marinas, discotecas, cines, salas de juego, teatros, casinos, salones de actividades, entre otros negocios o lugares comerciales. Se prohibieron las visitas en instituciones correccionales y los centros de adultos mayores o asilos.

Se recalcó, además, que los patronos tienen que informar al Departamento de Salud cada caso sospechoso de COVID-19 en su empleomanía. Esto último se resaltó tras registrarse varios incidentes de empleadores que no remitieron la información al gobierno.

Vázquez Garced amenazó con procesos penales contra aquellos que incumplan con la orden ejecutiva.

El anuncio de la gobernadora ocurrió luego que Miguel Valencia, director del Sistema de Vigilancia del Departamento de Salud (DS) explicara que desde el 21 de junio hasta, al menos, el 13 de julio se registró en Puerto Rico un aumento drástico en los contagios confirmados. En esa última fecha se registraron 400 infectados.

Valencia indicó que desconocen con certeza qué ha pasado desde entonces con los contagios porque todavía están cargando resultados de laboratorios al sistema informático de vigilancia. La tardanza en la entrada de datos obedece al tiempo que les toma a los laboratorios privados remitir al DS la información de las pruebas que realizan a los pacientes.

“Hay que tener cuidado porque que se ven los casos disminuyendo (en las últimas fechas) pero hay que aclarar que dependemos de que los laboratorios nos envíen oportunamente los resultados… Mañana (sábado), cuando vean el dashboard van a ver que hay 454 nuevos reportados adicionales. Eso no quiere decir que los casos son casos de hoy (viernes) sino que son casos del 16 al 29 de julio que llegaron y se están reportando mañana (sábado)”, afirmó Valencia.

El funcionario indicó, por otro lado, que cuando hay limitaciones en la cantidad de pruebas diagnósticas que se llevan a cabo, ese valor tiende a subir y a ser menos certero en reflejar los niveles de infecciones comunitarias. Sostuvo, sin embargo, que en la actualidad se estima que entre el 6.4% y el 6.8% de los exámenes diagnósticos de COVID-19 tienen resultados positivos. La Organización Mundial de la Salud recomienda la imposición de medidas de mitigación cuando este indicador está sobre el 5%.

“En este momento el ritmo ascendente que veíamos se está estabilizando, pero todavía necesitamos que entren los resultados de las pruebas de las últimas dos semanas para ver si alcanzamos la meseta (de contagios) o ver si vamos a bajar”, dijo Valencia.

La directora de la Compañía de Turismo resaltó, por su parte, que en un estudio que llevaron a cabo sobre los pasajeros aéreos encontraron una gran cantidad de casos de personas residentes de Puerto Rico que regresaban infectados con COVID-19.

El último informe del Departamento de Salud sobre el COVID-19 establece que en la isla se han acumulado desde el inicio de la pandemia 5,997 casos confirmados, 10,700 casos probables y 219 muertes. En la actualidad hay alrededor de 488 personas hospitalizadas con COVID-19.