Imagen de archivo del hemiciclo de la Cámara de Representantes.
Imagen de archivo del hemiciclo de la Cámara de Representantes. (Juan Luis Martínez Pérez)

Excluir del pago del Impuesto sobre la Venta (IVU) a los alimentos procesados, la otorgación de créditos contributivos por inflación, la aprobación de amnistías contributivas y la reducción del IVU durante declaraciones de emergencias son algunas de las más de 60 propuestas que comenzará a evaluar esta semana la Cámara de Representantes dirigidas e enmendar el Código de Rentas Internas y aprobar un nuevo modelo contributivo.

“La Comisión de Hacienda de la Cámara tiene sobre 60 medidas que proponen diversos cambios a nuestro sistema contributivo, principalmente para darle un alivio a la ciudadanía y reducir los impuestos”, dijo el representante Jesús Santa, presidente de la Comisión cameral de Hacienda.

El aluvión de medidas, dijo el presidente de la Cámara, Rafael “Tatito” Hernández, vino luego que el gobernador Pedro Pierlisi anunciara la radicación de un proyecto de ley que enmienda el Código de Rentas Internas para aumentar los beneficios contributivos y contrarrestar los efectos de la inflación en los individuos. La legislación propone un ajuste por costo de vida para las escalas contributivas actuales y aumenta el límite máximo que se puede reclamar en ciertas deducciones y exenciones existentes.

“Estamos abriendo el debate para que todo el mundo tenga la oportunidad de expresarse y aportar su pericia en un tema tan importante como este. Ya lo he hablado con el gobernador y con el secretario de Hacienda (Francisco Parés), y estamos todos en la mejor disposición de reformar nuestro sistema contributivo para darle un merecido alivio a nuestra clase trabajadora”, aseguró el presidente cameral.

Entre esas medidas, está el Proyecto de la Cámara 1602 -de la autoría de Hernández Montañez junto a los representantes Jesús Santa y Sol Higgins- que busca crear la “Ley para Retornar y Retener los Jóvenes Médicos de Puerto Rico”, iniciativa dirigida a detener la fuga de doctores que enfrenta el país.

“El propósito de esta medida es poder retener a una nueva generación de médicos, la cual se enfrenta a retos como el pago de préstamos estudiantiles, negociaciones con planes médicos, creación de oficina propia, obtención de seguros de impericia médica, entre muchos otros”, detalló Higgins.

La medida aumentaría de 26 a 35 años la edad para obtener una exención contributiva de hasta $40,000 de los ingresos derivados por salarios, servicios prestados y trabajo por cuenta propia. Un estudio del economista José Alameda, citado en el proyecto de ley, concluyó que Puerto Rico sufre la escasez de una nueva generación de médicos. Por ejemplo, el promedio de edad de los pediatras activos en el país es 60 años.

“La fuga y la escasez de médicos en Puerto Rico es un grave problema que amenaza y pone en riesgo la salud de nuestro pueblo, por lo que radicamos este proyecto para hacerle justicia a la clase médica y detener la emigración de estos profesionales de la salud que tanta falta nos hacen”, puntualizó Higgins.

Esta no es la primera medida que se ha aprobado para detener la fuga de médicos. El cuatrienio pasado se aprobó la Ley 14-2017 para que los doctores en medicina que cumplieran con ciertos criterios gozarían de una tasa fija de contribución de 4% sobre los ingresos que generaran a través de su práctica.

Hernández Montañez invitó a todos los sectores del país, desde organizaciones sin fines de lucro hasta el sector privado, comercial e industrial, a insertarse en esta discusión y someter sus propuestas y comentarios ante la Cámara, para así crear un proyecto de consenso y beneficioso para todas las partes.

💬Ver comentarios