Cámara de Representantes. (Juan Luis Martínez Pérez)

La Cámara de Representantes retoma mañana, martes, sus labores administrativas tras un receso de dos semanas sin haber sometido al personal administrativo y legislativo a la prueba molecular que detecta el COVID-19.

Será entre mañana y el miércoles, que el personal de la Cámara será sometido a la prueba diagnóstica, cuyos resultados no estarán disponibles de forma inmediata. “Cómo tu vas a hacer que todo el mundo regrese a trabajar sin la realización de las pruebas. Si había alguien contagiado, ya expusiste a todo el personal de tu oficina”, reclamó el representante Luis Raúl Torres.

El legislador del Partido Popular Democrático (PPD) indicó ayer que él y el personal de su oficina fueron citados para someterse a la prueba el miércoles. “Por qué no dijeron: ’hacemos las pruebas hoy y no regresen hasta la semana próxima que tengamos los resultados’, porque si sale un empleado o un legislador contagiado con COVID, esa persona se aísla y no contagia a los otros”, sostuvo Torres.

Añadió que es “irrelevante” y una pérdida de tiempo hacer las pruebas después de tener al personal “hacinado en sus oficinas”.

En su caso, dijo, solo citó para trabajar mañana de forma presencial a una persona. El restante se mantendrá realizando sus labores de forma remota hasta tanto no estén los resultados. “Él (el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, debió haber mandado a hacer esas pruebas la semana pasada”, dijo al indicar que le llevaron el reclamo al líder legislativo a través del portavoz de la Pava, Rafael “Tatito” Hernández.

Moisés Cortés, administrador de la Cámara, explicó que han divido el personal el grupo para ser sometidos a la prueba molecular entre mañana y el miércoles.

Las pruebas se administrarán en la Cámara como parte de un acuerdo con la Guardia Nacional. “Nosotros no tenemos el control (de cuándo llegan los resultados), pero tan pronto se tengan se les notificará a los empleados y, si hay algún caso positivo, se tomarán unas medidas internas”, señaló.

Ante los cuestionamientos levantados por la delegación popular, Cortés respondió que “en riesgo estamos todos los días”. Agregó que la administración de la prueba molecular es solo una medida adicional a las implementadas. “Hay entidades gubernamentales y privadas que no la hacen porque no están obligados a hacerlo cuando reinician un receso de labores. Es una medida de prevención adicional para detectar algún caso positivo. En las entradas se toma la temperatura y hay sanitizer en cada cierto punto de la Cámara y en las oficinas administrativas”, subrayó.

“Es como la prueba de dopaje que son medidas de prevención que se pueden hacer en cualquier momento”, agregó.

El Nuevo Día solicitó información sobre el reinicio de las labores en el Senado, pero al momento de esta publicación no ha habido una respuesta.