La línea PAS responderá preguntas relacionadas con el coronavirus. (GFR Media)

El gobierno anunció hoy medidas preventivas adicionales tras la confirmación del primer caso de contagio con la nueva cepa del coronavirus (Covi-19) en la República Dominicana, entre las que se encuentra un nuevo punto de cotejo en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín para todos los pasajeros provenientes de la vecina isla, así como la activación de la línea PAS para responder preguntas relacionadas con la enfermedad.

Osvaldo Soto, secretario de Asuntos Públicos, explicó que junto al control federal que se ha establecido en el área de arribo de vuelos internacionales, personal médico del Departamento de Salud hará una evaluación física y una serie de preguntas a los pasajeros provenientes de la República Dominicana para determinar si pudo haber tenido alguna interacción con la persona contagiada o si visitó alguno de los lugares que frecuentaron.

El pasado 20 de febrero, el Centro para el Control de Enfermedades (CDC) anunció la activación de la estación de cuarentena en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en Carolina, como medida para limitarla introducción y propagación de enfermedades contagiosas, incluyendo el coronavirus.

Como parte de este screening federal, personal del CDC tomará las temperaturas de los viajeros con un termómetro de mano y observará algún signo de tos o dificultad para respirar. Los pasajeros que presenten algún síntoma tendrán que someterse a una evaluación más rigurosa en vías a determinar si tiene que ser llevado a una institución médicos.

Soto explicó que la integración de la línea PAS responde al sinnúmero de llamadas que ha recibido la agencia de ciudadanos preocupadas. Dijo que la Oficina de Bioseguridad del Departamento de Salud ha formulado un cuestionario con una serie de preguntas básicas que podrán ser respondidas por los operadores. El número para llamar es el 1-800-981-0023

“Es más bien un esfuerzo informativo, porque lo que hemos dicho es que las personas que presenten tos, fiebre y dificulta de respirar y vengan de un lugar donde haya reportado algún caso, tienen que moverse a una sala de emergencia. Allí se procederá aislarlo hasta que se le realice la prueba”, dijo.

Recordó que el protocolo establece que una vez se recibe un caso sospechoso de coronavirus, personal de la unidad hospitalaria debe comunicarse con el epidemiólogo regional. El funcionario, a su vez, le hará una serie de preguntas al paciente, pero es la epidemióloga del Estado quien determina si procede la realización de la prueba.

Al momento, las pruebas se envían directamente a Atlanta para su análisis.

La doctora Carmen Deseda, epidemióloga del Estado, le informó a El Nuevo Día que el CDC le envió los reactivos y materiales al Departamento de Salud para poder procesar estas pruebas en Puerto Rico. Sin embargo, personal de la agencia debe ser adiestrado para poder procesar estas pruebas y, posteriormente, el CDC debe validar los adiestramientos tomados.


💬Ver 0 comentarios