Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Grietas en las paredes de la escuela Francisco García Boyrie, en Guayama, causadas por el temblor de ayer. (Suministrada)

El temblor de magnitud 4.6 en la escala Ritcher, que se registró ayer al sur de Guayama, y que provocó daños estructurales en escuelas, edificios y viviendas en distintos puntos del país, levanta dudas entre los expertos sobre si Puerto Rico está preparado para resistir una sacudida de fuerza mayor.


💬Ver 0 comentarios