Charlie Delgado, alcalde de Isabela. (GFR Media)

Los alcaldes de Isabela, San Germán, Rincón, Quebradillas y Aguada buscan conformar una alianza para adquirir la prueba para detectar el coronavirus y así no tener que esperar por el Departamento de Salud para administrársela a pacientes que presenten los síntomas asociados a la enfermedad.

“La realidad es que el Estado ha sido muy lento y esa posición de que no se le va a hacer la prueba a todo el mundo sino a ciertas personas, no es congruente con la política del toque de queda”, dijo el alcalde de San Germán, Isidro Negrón.

“Si mantienes una persona en la casa y no se le diagnostica lo que tiene, los demás familiares podrían contagiarse. El gobierno tiene que comenzar a hacerle pruebas a todo el que lo necesite y así tiene un resultado día a día”, añadió.

A raíz de las quejas de profesionales de la salud por la demora en la administración de las pruebas para detectar el COVID-19, Salud autorizó hoy que los médicos con pacientes hospitalizados con síntomas asociados al virus puedan realizar la prueba sin pedir autorización.

Pero el alcalde de Isabela, Carlos Delgado Altieri, dijo que ese cambio en la política pública no es suficiente.

“Aún el médico tiene que pedir permiso al gobierno. Esa discreción no se la están dando al médico. Siguen con el control de las pruebas en medio de una situación como esta. Si continúas controlando las pruebas, vas a tener gente en la calle propagando (el virus)”, apuntó.

Precisó que el grupo de alcaldes se ha organizado para aportar dinero y adquirir las pruebas. Pero primero están tratando de “identificar unas pruebas que sean confiables, que tengan el aval del FDA (Administración Federal de Drogas y Alimentos)”.

“Así que estamos en ese compás de espera y seguimos insistiendo al gobierno central que permitan que hagan las pruebas a discreción de los médicos”, indicó Delgado Altieri.

Reina la “histeria”

El alcalde de Aguada, Manuel Gabina Santiago, dijo que en su pueblo, de 52,000 habitantes, reina “la histeria” ante la incertidumbre que representa el coronavirus y más cuando .

“Activé personal de finanzas para buscar cooperar (con la adquisición de las pruebas) si fuera necesario. Tengo un centro de gobierno, que se construyó y no está en uso y se lo ofrecí a la gobernadora para que lo considerara como centro de emergencias”, adelantó el alcalde.

“Este es un caso nuevo al que nos estamos enfrentando. Nadie ha vivido esto en la historia. El gobierno lo está trabajando de la mejor manera prudente”, apuntó.

Su homólogo de Rincón, Carlos D. López Bonilla, dijo que, al momento, no se han reportado casos sospechosos en su pueblo.

Ahora bien, sostuvo que está dispuesto a comprar las pruebas.

“No podemos escatimar en este momento tan difícil y vamos a aportar para que se hagan (las pruebas). Esto es algo de salud y salud para nosotros es sumamente importante”, indicó López Bonilla.

El alcalde de Quebradillas, Heriberto Vélez, dijo que le interesa adquirir entre $1,000 a $2,000 pruebas.

“Estamos en la negociación de un acuerdo para comprar las pruebas”, afirmó.

La iniciativa de estos alcaldes se une a la ejecutoria de los alcaldes de San Juan, Naguabo, Fajardo y Canóvanas quienes ya pactaron con laboratorios clínicos para adquirir las pruebas.

En el caso de San Juan, la alcaldesa Carmen Yulín Cruz ya habilitó un espacio en el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Río Piedras para atender a personas con síntomas del COVID-19.

El alcalde de Naguabo, Noé Marcano; la alcaldesa Canóvanas, Lorna Soto y el alcalde de Fajardo, José Aníbal “Joey” Meléndez esperan hacer lo propio esta semana, dijeron a El Nuevo Día.


💬Ver 0 comentarios