Varios edificios del centro urbano de la ciudad colapsaron parcialmente. (Vanessa Serra Díaz)

Al menos 46 propiedades de Ponce sufrieron algún tipo de daño por el temblor de 5.4 que estremeció ayer a la zona sur de Puerto Rico, confirmó este domingo el comisionado del Negociado de Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (Nmead), José Burgos.

El funcionario indicó que esta cifra no incluye a los apartamentos que sufrieron daños en el residencial Silver Valley de este municipio y los edificios históricos que registraron derrumbes en el centro urbano de la ciudad.

Burgos subrayó que el número preliminar de propiedades afectadas era de 36, pero que durante esta madrugada se sumaron 10 que también presentaron daños por el sismo que se localizó al sur-sureste de Guánica.

"Estamos esperando por el personal del municipio para ir a estas casas y asegurarnos de que no hay peligro en caso de que ocurra otro temblor. Los daños no son tan graves como para desalojarlos de sus residencias como tuvimos que hacer anoche con varias familias", dijo el comisionado en referencia a la movilización de 53 personas del complejo de vivienda pública antes mencionado al Caribe Hotel, en Ponce.

Entretanto, Burgos aseguró a El Nuevo Día que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) podría incluir hoy mismo este sismo dentro de los fondos disponibles para atender la respuesta del terremoto de 6.4 que ocurrió en enero.

De acuerdo con el funcionario, la Red Sísmica de Puerto Rico confirmó al gobierno que este temblor está asociado directamente con la secuencia sísmica que afecta a la zona suroeste desde finales del 2019.

"Ellos están monitoreando lo que pasó y estamos trabajando en añadir este incidente a los incidentes que ocurrieron a principios de año. Esto nos va a dar una agilidad al término de poder utilizar los programas que tenía FEMA antes del COVID-19 en términos de pagar por el alojamiento temporero y otras ayudas que se podrían canalizar", indicó.

Cuestionado sobre si los fondos que estarían disponibles serían los mismos que ya están asignados, Burgos dijo que la agencia federal podría destinar más dinero para atender este evento.

"Sería abrir más la ventana para seguir cargándole al desastre de los terremotos anteriores estos gastos que tengamos de ahora en adelante en Ponce, así como en cualquier otro municipio que tenga otro daño adicional", detalló.

Señaló que aunque los daños se concentran en la Ciudad Señorial, los municipios aledaños también pudieran reportar propiedades con problemas estructurales. Precisó que, por ejemplo, en Guayanilla otro residencial público tuvo daños, pero no de la magnitud necesaria para comenzar un desalojo.

Burgos reconoció que esta emergencia en medio del COVID-19 representa un reto adicional, por lo que el Nmead se dispone a realizar durante los próximos días un "ejercicio de mesa" para simular la respuesta a una pandemia, un terremoto y un huracán a la vez.


💬Ver 0 comentarios