El senador Carmelo Ríos es uno de los que votará a favor del proyecto (semisquare-x3)
El senador Carmelo Ríos es uno de los que votará a favor del proyecto. (GFR Media)

El proyecto del Senado que busca restringir el aborto en Puerto Rico cuenta con, al menos, cinco votos dentro de la delegación del Partido Nuevo Progresista (PNP).

La medida necesita 16 votos para su aprobación.

Votarían a favor Carmelo Ríos, Nayda Venegas Brown, Nelson Cruz, Larry Seilhamer y Ángel "Chayanne" Martínez, indicaron a El Nuevo Día.

No se pudo contactar esta tarde, y antes del caucus, a Margarita Nolasco, Thomas Rivera Schatz, Eric Correa, José Pérez, Rosa, Axel Roque, Migdalia Padilla, Luis Daniel Muñiz, Miguel Laureano y Henry Neumann.

Los senadores de mayoría Zoé Laboy, Carlos Rodríguez Mateo están en contra, al igual que el independentista Juan Dalmau Ramírez, el independiente José Vargas Vidot y toda la delegación del Partido Popular Democrático (PPD).

Por su parte, el senador Abel Nazario indicó que está en contra del aborto, pero que todavía evalúa su voto. 

"El proyecto obligaría, por ejemplo, a una joven de 19 años a pedir permiso para hacerse un aborto", dijo Nazario en alusión a una enmienda que limitaría el acceso a estos procedimientos a menores de 21 años.

En el caso de la senadora novoprogresista Itzamar Peña, esta dijo que desde que se radicó el Proyecto del Senado 950 lo ha favorecido, pero que necesitar leer su última versión para confirmar que lo avala.

El senador Luis Berdiel no quiso adelantar su voto. Mientras, Miguel Romero, senador por San Juan, ha expresado reservas sobre la medida.

Al explicar su voto a favor, Ríos dijo que lo que lo "convenció" fue el lenguaje introducido al proyecto que le requiere a toda menor de edad el consentimiento del padre, la madre o el tutor legal para hacerse el procedimiento.

"Tengo una hija de 21 años, pero si tuviera 16 años pudiera hacerse un aborto y no me enteraría. Ella es mi hija, soy el papá y tengo el derecho a saber. Se trata de un procedimiento quirúrgico", dijo al explicar que la medida tiene los votos.

Seilhamer indicó a El Nuevo Día que el proyecto protege el derecho jurispudencial del aborto.

"Lo medular es que no legislemos ningún obstáculo para que no pueda ejercer ese derecho y me parece que todo lo que se ha introducido al proyecto va dirigido a proteger la salud de la mujer que decide hacerse un aborto. No puedo estar en contra de eso", dijo Seilhamer.

Elsenador por acumulación sí mostró preocupación por el requerimiento introducido en el proyecto de que en todo aborto participe una enfermera licenciada. 

De otra parte, el proyecto que busca proteger las terapias de conversión sería rechazado por toda la delegación popular luego de que se le incluyera una enmienda que permitiría, según indicó el portavoz Eduardo Bhatia, que los padres y líderes religiosos puedan realizar la práctica.

La práctica de las terapias de conversión sería prohibida únicamente como disposición de la Ley de Salud Mental, que aplica a profesionales de la salud.


💬Ver 0 comentarios