Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Imagen de una de las cotorras puertorriqueñas avistadas después del huracán María en El Yunque. (Suministrada / J. Ríos Cruz, USFWS) (horizontal-x3)
Imagen de una de las cotorras puertorriqueñas avistadas después del huracán María en El Yunque. (Suministrada / J. Ríos Cruz, USFWS)

A poco más de cuatro meses del devastador paso del huracán María, finalmente se aclaró el verdadero impacto en la población silvestre de cotorras puertorriqueñas.

El efecto no es alentador para los esfuerzos que se realizan en el Bosque Nacional El Yunque, donde se estableció la primera población en cautiverio y silvestre de esta ave en peligro de extinción.

Marisel López, líder del proyecto de la recuperación de la cotorra puertorriqueña del Servicio de Pesca y Vida Silvestre, confirmó que hasta el momento la tasa de mortandad de la población silvestre es alta.  

En cambio, para la secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Tania Vázquez Rivera, la estabilización que han alcanzado en la población que protegen en el bosque estatal Río Abajo, José L. Vivaldi, en Utuado representa “una buena noticia”.

Los esfuerzos de conservar a la cotorra puertorriqueña, que se distinguen por tener plumaje verde y una banda roja en la cabeza, datan de la década de los años ’70. Para esa época solo se habían avistado unos 13 individuos de esta especie, cuyo nombre científico es Amazona vittata.

El DRNA, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y el Servicio Forestal asumieron el control de su protección, por lo que lograron aumentar en el paso de los años el número de individuos.

Pero, los huracanes Irma y María devastaron su hábitat y provocaron un retroceso de años en el programa de conversación.

La primera señal del impacto en la población se reportó en Maricao, donde el DRNA tuvo que trasladar a los pájaros que tenía en cautiverio a El Yunque. La determinación redujo las áreas de protección a El Yunque y Río Abajo.

En el Yunque quedan alrededor de 200 individuos en cautiverios. Además, protegen otras 42 aves de Maricao. 

Pero, el embate del huracán Irma redujo la población silvestre de 56 a 31. María fue más devastador pues solo en el aviario se han confirmado la sobrevivencia de tres individuos, informó López.

“En esencia, el número de muertes es desconocido. Avistadas, hay en el aviario tres, pero seguimos buscando. La dispersión fue grande. Ellas pueden estar vivas”, dijo con optimismo la empleada federal.

No obstante, López confirmó el deceso de 17 aves.

“Recuperaron 17 transmisores enterrados, como si los árboles le hubiesen caído encima”, informó.

Dijo que 16 de las aves habían sido liberadas en el verano de 2017 y la otra fue liberada en el 2016.

Tras a dar a conocer el devastador paso del huracán María, López indicó que en la actualidad tratan de encontrar a dos aves. Una fue avistada por mes y medio en Aguas Buenas después del paso del huracán, pero desapareció. Otra es buscada en la isla de Icacos. Allí, el ave solo ha sido escuchada.

El Yunque resultó impactado grandemente por el huracán María. Según constató endi.com, los escombros se anclaron en carreteras, veredas, cuerpos de agua y áreas recreacionales. Esto ocasionó que el personal del Servicio Forestal tardara unas tres semanas en abrir paso en la carretera principal y unas dos semanas para entrar de lleno en operaciones.

En cuanto a Río Abajo, la secretaria del DRNA informó que ya regresaron al bosque 130 de las 135 cotorras puertorriqueñas que habían sido liberadas.

Las otras cinco no las hemos encontrado muertas. Tenemos esperanza que regresen vivas”, afirmó Vázquez Rivera.

En este bosque de Utuado también hay 174 aves en cautiverio.

Tanto la titular del DRNA como la funcionaria del Servicio de Pesca y Vida Silvestre indicaron que las jaulas de reproducción y la infraestructura necesaria para las aves silvestre fue rehabilitada.

Si observa alguna cotorra puertorriqueña en su comunidad puede comunicarse al 787-240-8895 o al 787-501-2968 para reportarla. Se recomienda que tomen una foto del ave. Esta pudiera tener un cable transmisor al cuello que pudiera llevar a las agencias a identificar de cuál grupo pertenecía.


💬Ver 0 comentarios