Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Portavoces de Energy Answers negaron hoy que la planta de conversión de desperdicios sólidos a energía que la compañía pretende construir en Arecibo impactará el karso ni los recursos de agua subterránea al norte de la Isla, tal como denunció ayer la organización Ciudadanos del Karso (CDK).

Según los portavoces, lo que sí tiene un impacto sobre el karso y los cuerpos de agua subterránea son algunos vertederos del área que incumplen con las reglamentaciones federales y estatales.

“En la zona del karso se encuentran ubicados vertederos que no fueron diseñados en cumplimiento con los criterios operacionales federales y estatales. Aún así, continúan operando impunemente, sin la oposición de estas organizaciones que tienen como objetivo proteger dicha zona”, dijo en comunicado de prensa el asesor legal de Energy Answers, Rafael Toro.

Por su parte, el ecólogo Alexis Molinares, asesor ambiental de la compañía, expresó sorpresa ante la supuesta falta de solidaridad de CDK con las comunidades Factor y Garrochales, en Arecibo, que, según dijo, “combaten” la operación de los vertederos.

Ayer, el presidente de CDK, Abel Vale, sostuvo que la llamada incineradora impactaría el karso y los recursos de agua subterránea porque “produciría cientos de toneladas diarias de cenizas con un contenido significativo de contaminantes, que tendrían que ser desechadas en algún lugar que los proponentes que no han precisado con exactitud”.

Vale agregó que el sistema propuesto por Energy Answers para controlar las emisiones de contaminantes al aire supuestamente haría uso de roca caliza pulverizada, lo que hará necesario la extracción de este material de la región del karso. “Como consecuencia, no solo se está creando el potencial para contaminar la calidad de las aguas subterráneas, sino también destruir la capacidad de recarga de los acuíferos en los lugares de extracción”, señaló.

Vale calificó como “fraudulento” el proceso llevado a cabo para aprobar la planta “waste to energy”, particularmente el permiso de aire recientemente concedido por la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés).

Sobre este punto, los portavoces de Energy Answers dijeron que los señalamientos son infundandos. Sostuvieron que por más de un año, la compañía trabajó con científicos locales e internacionales para preparar y someter la solicitud del permiso de aire. Recordaron que el escrutinio del permiso demoró otro año y un año adicional para el proceso de comentarios públicos.

Los portavoces agregaron que Energy Answers “no produce cenizas”, sino que “reduce toneladas de basura a cenizas”.

Finalmente, CDK denunció que la incineradora supone la destrucción de la industria lechera en el noroeste del país, ya que las emisiones de la planta tendrían el potencial de impactar de forma acumulativa los terrenos de pastoreo del ganado.

El licenciado Toro enfatizó quelos estudios evaluativos de la planta, que incluyen el estudio de potencial riesgo a la salud y al ambiente, comprueban que el proyecto es seguro.


💬Ver 0 comentarios