Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

Unos 200,000 perros viven en las calles de Puerto Rico, lo que crea una gran preocupación a los defensores de estos animales domésticos, a la espera de que el gobierno concrete un plan riguroso para controlar el abandono.

"Esto está peor que nunca", afirmó hoy a Efe Marjorie Andino Arenas, vicepresidenta de la organización "Mangas al codo", que fundó y preside María de Jesús, y cuyo grupo que se dedica desde hace dos años al rescate de perros abandonados en la isla caribeña.

"Hay demasiada insensibilidad con los animales", agregó la trabajadora social que insiste en hablar de "perros abandonados" y no "callejeros" o "realengos", porque en su mayoría han sido dejados en las calles por sus dueños.

El problema que supone el gran número de perros que deambulan por una isla de 3.6 millones de habitantes se ha incrementado en los últimos años, ya que, en busca de comida, cada vez acuden más a las playas, donde llegan a formar verdaderas jaurías que asustan a los bañistas.

Además, cada vez se ven más animales muertos en los arcenes de las carreteras o heridos por automóviles, lo que a su vez supone un riesgo para la seguridad viaria.

"La gente ha cogido las calles como zafacón (basurero) para botar a los animales", dijo con tono de preocupación la también profesora de trabajo social, de 28 años, y quien comenzó su misión voluntaria hace ya 18 años junto a su madre, Margie Arenas.

"La mayoría de los perros no nace en la calle, sino que llega a las calles por culpa del ser humano que no cumple con los requisitos de su cuidado", aseguró Andino Arenas, trabajadora social en la Administración de Servicios de Salud Mental y Contra la Adicción (ASSMCA).

Mencionó que el pit bull terrier es la raza de perro que más se ve merodeando en las calles. Según dijo, ello se debe a que los dueños de estos animales no conocen bien la manera de criarlos, pues a muchos los entrenan para pelear y hasta incluso les inyectan esteroides, pese a que su piel es muy sensible y en seguida desarrollan enfermedades.

"Hemos visto todo tipo de razas, pero hay mucho estigma con el pit bull y además, no hay quien regule la venta de estos animales en internet", resaltó Andino, quien aclaró que el pit bull es legal en Puerto Rico.

Recordó que durante la Administración de Luis Fortuño (2009-2013), se enmendaron varias secciones de la Ley 70 del 23 de junio de 1971, que prohibía la introducción, importación, posesión, adquisición, crianza, venta y traspaso de los pit bull terrier" y cualquier perro producto de su cruce.

Sin embargo, meses después de que Alejandro García Padilla tomara las riendas del Ejecutivo, se derogó esa ley.

Andino, incluso, ha visto este año en la calle a tres perros gran danés, considerados el can más alto, pudiendo llegar a medir 90 centímetros.

Resaltó que hay clínicas veterinarias que "son bien conscientes" del grave problema de los perros en las calles de la isla, como Atenas, en Manatí, y San Miguel, en Bayamón. Ambas, dijo, respaldan el trabajo voluntario de rescate y ofrecen descuentos en la esterilización de los animales adoptados.

"Hay que hacer una campaña para que los veterinarios se unan también", sostuvo Andino, quien explicó que hay albergues de animales que sacrifican a más de cien perros al día. La mayoría son llevados allí por sus propios dueños, por diversas razones.

"La gente no entiende que los perros y gatos son parte de la familia", dijo, tras criticar al Gobierno local por "no ver la problemática" de la cantidad de animales domésticos que deambulan por las calles.

Enfatizó que esta labor voluntaria "la debería hacer cualquier persona", pero existe en su opinión una gran "falta de conciencia, amor y sensibilidad" hacia el universalmente conocido como "el mejor amigo del hombre".


💬Ver 0 comentarios