La epodemióloga del Estado, Carmen Deseda. (GFR Media)

Cientos de individuos se han comunicado con la línea telefónica establecida por el gobierno para recibir orientación sobre el coronavirus (COVID-19) o han acudido a sus médicos por el temor de estar contagiados con la novel infección, que ya ha contagiado a cinco personas en la isla.

La epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, y la directora de la Oficina de Bioseguridad del Departamento de Salud, Jessica Cabrera, destacaron esta mañana que desde la semana pasada ha habido comunicación constante con profesionales de la salud, instituciones médicas y ciudadanos, especialmente aquellos que acudieron a eventos multitudinarios o que estuvieron de viaje recientemente.

“Nosotros hemos recibido, a nivel de hospitales, alrededor de 245 consultas en cuanto a casos, si están, si cualifican para las muestras y demás”, indicó Deseda, en torno a las consultas que han recibido en los pasados días.

Asimismo, Cabrera detalló que solo ayer se recibieron 227 llamadas de personas que sospechan tener síntomas asociados al COVID-19 a través de la línea de consulta y orientación establecida por el gobierno, (787) 999-6202.

Al momento, en la isla se han confirmado cinco casos positivos de la cepa de coronavirus COVID-19. Además de estos, se han recibido nueve resultados negativos de pruebas diagnósticas realizadas a casos sospechosos, mientras que aún se espera por los resultados de cuatro pruebas.

Deseda señaló que ya las pruebas diagnósticas se están procesando en el Laboratorio de Seguridad Pública y Bioseguridad del Departamento de Salud. Esto implica que los resultados deben estar listos con mayor rapidez, dado que no es necesario enviar las muestras a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Atlanta.

“En los hospitales, las pruebas de laboratorio del COVID-19 se van a estar realizando a los hospitalizados que los médicos así soliciten y, además de hospitalizados, los que estén en sala de emergencia y, en breves días, esperamos que los laboratorios, una vez tengan sus facilidades ya aprobadas e instaladas para hacer la prueba, el médico privado puede ordenar la prueba y una persona, entonces, puede acudir al servicio que se le haga la prueba en el laboratorio”, indicó Deseda.

La epidemióloga destacó que los cinco pacientes que han arrojado diagnósticos positivos se mantienen hospitalizados y “están estables”. Deseda señaló que hay una instrucción para que los hospitales mantengan al tanto al Departamento de Salud de la condición de estos pacientes, de modo que se pueda monitorear su progreso.

Ayer, la gobernadora emitió un toque de queda que obliga a los ciudadanos a quedarse en sus hogares las 24 horas del día desde hoy a las 9:00 p.m. hasta el 30 de marzo, salvo para realizar gestiones de emergencia o compras de artículos de primera necesidad, entre otras acciones limitadas.

La acción se tomó como una medida para reducir el ritmo de los contagios en la isla, por lo cual todos los ciudadanos deben “poner de su parte” y mantenerse en sus hogares el mayor tiempo posible, manifestó el secretario designado de Estado, Elmer Román.

“Actualmente, la gente entiende que puede ir a la playa, que puede ir por ahí y no, eso no se puede”, sostuvo Román.

El secretario de Asuntos Públicos de La Fortaleza, Osvaldo Soto, detalló que la Policía realizó 25 intervenciones con individuos y comercios anoche por violaciones al cierre parcial y el toque de queda.

Román precisó que, como parte de estas intervenciones, se arrestó a una persona.

Soto precisó que la región policíaca con la mayor cantidad de intervenciones ha sido Utuado, con un total de 13. El arresto se dio en la región de Aibonito, donde el dueño de un establecimiento identificado como Legacy fue arrestado por el expendio de bebidas alcohólicas durante el toque de queda.

En una orden ejecutiva publicada ayer, se detalló que las personas solo podrán salir de sus casas de 5:00 a.m. a 9:00 p.m. para adquirir alimentos, ir a farmacias, instituciones financieras o gasolineras; acudir a citas médicas, hospitales, laboratorios o centros de servicios médicos; acudir a o regresar de lugares de trabajo que no estén obligados a cerrar; y para proveer asistencia, cuidado o transporte a adultos mayores, menores de edad, personas con impedimentos.

Posterior a las 9:00 p.m., solo podrán estar en la calle las personas que tengan emergencias.

Las personas no podrán estar en las calles para ninguna otra gestión. No se permitirá ir a playas o cuerpos de agua, ni se permitirá acudir a parques o áreas abiertas para hacer ejercicios, indicó la gobernadora.

El toque de queda está acompañado de un cierre parcial de comercios que comenzó ayer a las 6:00 p.m. hasta el 30 de marzo, con excepción de los establecimientos dedicados a la venta de alimentos, distribución al por mayor, venta de equipo médico, farmacias, supermercados, gasolineras, instituciones bancarias y aquellos relacionados a la cadena de distribución de alimentos, de medicamentos, artículos médicos o combustibles.

En el sector público, solo estarán trabajando los policías, personal de emergencias médicas o que son la primera línea de respuesta ante emergencias, miembros activados de la Guardia Nacional, empleados de puertos y aeropuertos, empleados esenciales del Departamento de Salud y el Departamento de la Familia, y los empleados de comedores escolares del Departamento de Educación que proveen alimentos para refugiados.

El secretario de Asuntos Públicos destacó que se pueden completar gestiones ante corporaciones públicas, como la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados o la Autoridad de Energía Eléctrica, a través de sus centros de llamadas o portales cibernéticos.

El toque de queda no aplica a empleados de agencias de seguridad pública o privada a nivel estatal o federal, profesionales de la salud, personal que labora en hospitales, farmacias, farmacéuticas, instalaciones de biociencia o centros de salud, personal que se encuentre trabajando en la cadena de distribución al por mayor y manufactura de bienes y alimentos, personal que trabaja en infraestructura crítica, centros de llamadas, personal de puertos y aeropuertos, miembros de la prensa, o aquellos ciudadanos que tengan situaciones de emergencias.

Los ciudadanos que incumplan con la orden ejecutiva se exponen a una multa que no excederá de los $5,000 o una pena de reclusión no mayor de seis meses.

El comisionado de la Policía, Henry Escalera, detalló que inicialmente han realizado orientaciones a las personas que violentaron ayer el toque de queda. La instrucción que tienen los policías es emitir denuncias, con miras a la imposición de sanciones, a aquellas personas que no acaten las instrucciones de regresar a sus hogares.

Asimismo, Soto destacó que miembros de la Guardia Nacional comenzarán hoy a realizar los cernimientos a pasajeros que lleguen al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, en Isla Verde.

“La Guardia Nacional iniciará sus áreas de evaluación médica en los terminales A, B y C en el Luis Muñoz Marín. Personal de la Guardia Nacional estará preguntando a pasajeros sobre su estado de salud, tomarán lecturas de temperatura corporal. De no haber ninguna situación, podrán pasar al área de recogido de equipaje”, indicó Soto.

El director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, Joel Pizá, señaló que prevé que las áreas de cernimiento estén instaladas en todos los aeropuertos regionales para fines de esta semana.


💬Ver 0 comentarios