Los colegiados sostendrán conversaciones con senadores para expresar sus preocupaciones. (GFR Media)

Tanto el Colegio de Plomeros como el Colegio de Actores de Puerto Rico le exigieron hoy, viernes, a los miembros del Senado que desistan de considerar las medidas que fijarían la colegiación compulsoria en las principales profesiones del país.

Ambas profesiones fueron las primeras de un grupo de cuatro medidas, dentro del paquete de proyectos del representante José Aponte Hernández, en ser aprobadas en la Cámara para eliminar sus colegiaciones por entender que son “inconstitucionales”.

En defensa de los proyectos, Aponte Hernández argumentó que tanto la jurisprudencia local como federal dispone que la colegiación compulsoria quebranta el derecho de una persona a la libre asociación.

Hasta el momento, la Cámara ratificó fijar una colegiación voluntaria para las profesiones de actor, delineante, maestro, oficiales fontaneros y diseñadores-decoradores de interiores. Además de estas profesiones, el cuerpo legislativo cambió ayer el calendario de proyectos y dejó sin efecto la evaluación de los barberos 0 estilistas y especialistas en belleza.

El presidente del Colegio de Actores, José Martínez Martínez, advirtió en entrevista con El Nuevo Día que la Legislatura debe considerar otras prioridades en el ejercicio legislativo diario antes de “traquetear con las organizaciones sin fines de lucro y profesionales del país”.

“Tenemos la fe que eso no va para ningún lado. Ahora mismo todos los colegios se han unido en una sola organización que recoge a todos los colegios de Puerto Rico en defensa de la colegiación. La eliminación de la colegiación sería catastrófico para nuestros actores”, señaló Martínez Martínez.

“La Legislatura está hablando de eliminar a unos colegios porque son inconstitucionales y dejar otros. Yo no entiendo eso. ¿Por qué unos sí y otros no? La Legislatura no puede funcionar así. Ahora mismo si eliminan la colegiación compulsoria, ¿quién fiscalizará a los actores de afuera que vienen aquí?”, cuestionó.

Martínez Martínez apuntó que, al momento, el Colegio de Actores cuenta con 1,021 personas colegiadas que, de fijarse una colegiación voluntaria, se verían afectados puesto que la decisión le permitiría a cualquier actor internacional trabajar en las producciones locales sin tener que cumplir con las disposiciones de una colegiación.

“Ya nosotros nos estamos comunicando con los senadores para explicarles el problema que va a haber si no hay una fiscalización para los actores de afuera. Comenzarán a desplazar a los actores de aquí”, señaló.

Con sus expresiones coincidió el presidente del Colegio de Plomeros de Puerto Rico, Jimmy Solivan Cartagena, quien denunció que la descolegiación de su profesión, específicamente, representaría un problema de salud pública.

“Nosotros somos la única entidad que tiene la ciudadanía para acudir cuando alguien le hace el trabajo que no tiene calidad y que no cumple con la ley. No hay otro mecanismo que un ciudadano pueda acudir que no sea DACO y ellos nos estaban refiriendo los casos a nosotros, porque no tenían personal para evaluar las querellas”, expuso Solivan Cartagena.

Actualmente, unas 996 personas están colegiadas por el Colegio de Plomeros de Puerto Rico, según su presidente.

Si eliminan la colegiación, eliminan el colegio. De los 6,800 compañeros licenciados solamente hay 1,000 colegiados lo que quiere decir que la gran mayoría no se colegia”, detalló Solivan Cartagena.

“Un oficial plomero tiene que primero coger un curso de 750 horas, luego una licencia de aprendiz plomero y luego tres reválidas para poder ser oficial plomero”, abordó para señalar la importancia de que un plomero cumpla con las disposiciones de la colegiación.

De acuerdo con el experto en plomería, gran parte de las querellas que se reciben en el Colegio de Plomeros demuestran un mal manejo de los acueductos, así como de baja calidad en los trabajos de plomería que, en muchas ocasiones, son realizados por personas “que aprenden viendo a otro sin necesariamente tener conocimiento previo por parte de algún licenciado o profesional”.

“El agua va a bajar como quiera. Pero una persona puede contratar a un plomero licenciado y colegiado, y otro que solo sepa instalar tubería para resolver. Estamos hablando que un trabajo en plomería puede resultar tan complejo como instalar una cisterna sin cumplir con un buen enlace de sus acueductos lo que podría contaminar toda el sistema de la casa o negocio”, resaltó Solivan.

Ambos presidentes de los colegios señalaron que han contactado a los senadores para sostener conversaciones mediante las que puedan expresar sus preocupaciones sobre los efectos de una descolegiación.

Junto con estas medidas se suman otras 22, de la autoría del representante José Aponte Hernández, para eliminar la colegiación compulsoria y dar paso a la libre asociación.


💬Ver 0 comentarios