Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El gobernador electo Alejandro García Padilla abrió la puerta ayer para que su gobierno autorice la construcción de una planta de conversión de basura en energía en Arecibo, si esta cumple con unos requisitos que establecerá su administración.

La posición de García Padilla parecería contradecir la expresada a principios de semana por la secretaria de la Gobernación designada, Ingrid Vila, quien anticipó que la administración dará preferencia a los programas de reciclaje.

No obstante, García Padilla dijo que los expresado por Vila va en línea con su visión de que este tipo de iniciativas tienen que estar reguladas por estrictos parámetros de control de emisiones y de producción de energía.

Entre los requisitos “no sujetos a discusión” que impondrá la administración entrante está que la basura tenga que procesarse previamente para asegurarse de que se recicla todo el material posible.

Además, deben asegurarse de que la transformación que hagan a energía sea completa y el control de emisiones tiene que cumplir con los estándares máximos posibles.

Revisión final

Para terminar la evaluación del proyecto, resta un permiso de la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) sobre la calidad de aire, y el permiso de construcción y ubicación de la Junta de Calidad Ambiental (JCA).

La EPA otorgó un permiso preliminar, y actualmente la solicitud se encuentra en revisión final, mientras la agencia analiza los comentarios vertidos durante sus vistas públicas.

“Nuestra petición a la EPA como gobierno va a ser que esos requisitos se le exijan”, dijo García Padilla durante una conferencia de prensa en la que anunció varios nombramientos.

En cuanto a la consulta de ubicación que también está pendiente en el ámbito local, García Padilla dijo que “no cruzaremos el río hasta llegar a él”.


💬Ver 0 comentarios