Tras cinco años de servicio exitoso en Coamo, Luquillo, Villalba y Cayey, el programa se extiende a Toa Baja, Aibonito, Orocovis y Yauco. Dos alcaldes te explican el proyecto y hablan sobre su compromiso con la educación.

Coamo - Jomairarys Colón Rosario comenzó hace dos años a tocar el clarinete en la banda de la escuela Segunda Unidad Román Colón Correa, en el barrio Río Jueyes. Hace cinco años, jugó en el equipo de voleibol de su escuela. Entre bellas artes y deportes, la estudiante que ahora cursa el octavo grado logró mejorar sus notas en la clase de Matemáticas.

Esa integración de disciplinas, que podrían parecer incongruentes para algunos, está en el centro de un esfuerzo encabezado por cuatro municipios que, por los pasados cinco años, se ha enfocado en mejorar el aprovechamiento académico de cientos de estudiantes de escuelas públicas.

Jomairarys es una entre más de 6,500 estudiantes que han participado del Programa Futuro de la Alianza Municipal por la Educación, un junte del que forman parte cuatro municipios desde el 2013.

El programa me gusta mucho porque puedo hacer más cosas que lo que puedo hacer por el día (en el horario lectivo de 8:00 a.m. a 3:00 p.m.)”, relató la adolescente, al recordar cómo los maestros la ayudaron a superar los problemas que tenía con las destrezas de división.

Como parte del Programa Futuro, Jomairarys recibía tutorías en las cuatro materias básicas –Español, Inglés, Matemáticas y Ciencias–, así como un refuerzo en la clase en la cual presentaba más dificultades. Al terminar sus estudios, los menores participaban en talleres de integración de las bellas artes.

Nunca nos imaginamos que un ‘marching band’ iba a ser un éxito en esta escuela, pero lo fue. A los estudiantes les encanta. Me preguntan todos los días cuándo va a empezar Futuro de nuevo”, relató el director de la escuela Román Colón Correa, Luis Torres Borges.

La iniciativa no ha podido arrancar este año debido a dilaciones del Departamento de Educación para autorizar las propuestas presentadas por los municipios para competir en el programa federal 21st Century Community Learning Centers, indicó el director escolar. Actualmente, este es el único programa del Departamento de Educación federal que provee financiamiento para el desarrollo de proyectos de horario escolar extendido (“afterschool”).

Con la esperanza de poder retomar el proyecto en enero, los instrumentos de la banda que adquirió el Municipio de Coamo ya son propiedad de la escuela y esperan por los estudiantes en un amplio salón en el primer nivel del plantel, señaló Torres Borges.

En sus primeros cinco años, el proyecto Futuro alcanzó las metas que se había trazado y hasta superó varios de sus objetivos, resaltó Cristina Miranda Palacios, directora ejecutiva del Instituto Tercera Misión, el socio científico de la Alianza. El Instituto Tercera Misión está adscrito a la Universidad Carlos Albizu.

La propuesta presentada a Educación por el Instituto Tercera Misión para operar Futuro en cuatro escuelas ya se aprobó, mas no así las propuestas de los ocho municipios que serán parte del segundo ciclo de la Alianza. Al cierre de esta edición, el Departamento de Educación no había respondido a la petición de este diario para conocer el proceso de autorización de propuestas.

En el área académica, uno de los objetivos era que la mitad de los estudiantes obtuviera alguna mejoría en las materias básicas. De acuerdo con las estadísticas recopiladas, el primer año de Futuro, el 51.8% de los participantes tuvo una mejoría de media nota o más, mientras que, para el quinto año, aumentó a 54.8% de los alumnos.

“Mi mejor amiga no era excelente académicamente en inglés y, en Futuro, donde se enfocaban en las tutorías era en inglés y ella mejoró las notas”, señaló Jomairarys, al hablar del impacto que ha visto en sus compañeros de clases.

Participación de todos

Los logros han sido el resultado de la unión de varios sectores, destacó el alcalde de Coamo, Juan Carlos García Padilla.

Ante la disponibilidad de fondos federales para la creación de proyectos educativos en 2013, el Instituto Tercera Misión hizo un acercamiento al Municipio de Coamo para trabajar un proyecto en conjunto, indicó Miranda Palacios. El alcalde decidió contactar a otros ejecutivos municipales para sumarlos al proyecto, y otros tres aceptaron la invitación, añadió.

Más que una alianza, somos un junte de municipios. Todos los municipios estamos juntos en esto, pero es un programa diferente en cada uno porque respondemos a las necesidades de cada escuela”, expresó García Padilla.

Por ejemplo, en algunas escuelas el componente de integración de otras destrezas se enfoca más en el deporte, pero también hay planteles en los cuales se han creado grupos musicales, compañías de teatro y hasta un equipo de costureros que se encargan de la vestimenta que usan sus compañeros en actividades culturales, detalló Miranda Palacios.

En su primer año, la Alianza Municipal por la Educación recibió unos $8.3 millones en fondos federales para financiar intervenciones en 15 escuelas. Para el quinto año, la cifra había bajado a $4.8 millones. No obstante, la inversión en el programa ha sido mucho mayor, argumentó García Padilla.

“Aquí no se creó otra organización, aquí se usan los recursos de los municipios. Así que cuando hablamos de $11 millones, no se toman en cuenta los empleados de finanzas, de recursos humanos, las guaguas, todo lo que se usa en beneficio de las escuelas”, precisó García Padilla. “El 100% de los fondos se usa todo en servicio directo para los estudiantes, los maestros, los padres, las escuelas. Aquí no hay ganancia, no hay fin de lucro”, añadió.

Además del componente académico, el Programa Futuro también incorpora intervenciones con los padres y apoyo sicosocial para estudiantes y sus familias, así como servicios nutricionales para los alumnos. A través del Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos (Pacna), les ofrecen a los estudiantes una merienda y cena cada día. Así se aseguran de que los menores tengan tres comidas saludables al día, señaló Miranda Palacios.

La incorporación de servicios alimenticios dio pie para incluir en las tutorías discusiones sobre seguridad alimenticia, lo que llevó a la creación de huertos escolares en cada plantel participante. El año pasado, una asignación de fondos del Departamento federal de Agricultura permitió ampliar la iniciativa, a través de la cual los alumnos siembran y cosechan alimentos que luego llevan a su comedor escolar para que sean parte de los platos que consumen, relató Torres Borges.

Los próximos pasos

Durante los próximos cinco años, la Alianza Municipal se ampliará para incluir cuatro municipios adicionales: Aibonito, Orocovis, Toa Baja y Yauco.

El alcalde de Toa Baja, Bernardo “Betito” Márquez, indicó que su plan es lanzar el Programa Futuro en tres de sus escuelas públicas.

“Creo firmemente en el poder de la educación para transformar. Muchas veces, nos quedamos en el discurso nada más y tenemos que pasar a la acción para generar cambios. Este es un proyecto que ha funcionado por cinco años y estoy convencido que tomé la decisión correcta (al entrar en la Alianza)”, sostuvo Márquez.

El alcalde toabajeño, quien como legislador presidió la Comisión de Educación de la Cámara de Representantes, recordó que el pasado cuatrienio participó activamente de los esfuerzos para crear un Plan Decenal de Educación. Esta iniciativa estaba enclavada en el interés de diferentes sectores de transformar el sistema público de enseñanza a través de la creación de un proyecto con amplia participación de la ciudadanía.

Márquez destacó que la Alianza es “un gran ejemplo de gobernanza participativa”, pues descentraliza servicios que tradicionalmente han estado bajo el control del nivel central de Educación, y logra identificar y atender las necesidades de los planteles.

“Los municipios son los que más cerca están de las escuelas, logramos responder más rápidamente a sus necesidades. Los recursos del Departamento de Educación los usamos de manera más efectiva”, indicó el alcalde coameño, quien destacó que hay situaciones que surgen en elcontexto escolar que los consejeros o trabajadores sociales del Programa Futuro atienden de forma más ágil que los recursos de Educación.

Asimismo, entre los planes de la Alianza Municipal por la Educación, está manejar Escuelas Alianza, el nombre con que se identifican a las escuelas chárter. El gobernador Ricardo Rosselló Nevares anunció en agosto que Coamo, Orocovis, Villalba, Cayey y Aibonito recibirán asistencia técnica para abrir escuelas chárter el próximo año escolar.

Miranda Palacios indicó que actualmente esperan por el Departamento de Educación para iniciar un proceso de planificación “con miras a empezar en agosto”.

Convertir una escuela pública en una Escuela Pública Alianza requiere un proceso de transición, que tiene que ser ordenado, participativo, que tiene que ser evaluado”, enfatizó.


💬Ver 0 comentarios