(semisquare-x3)
La Junta fiscal sugiere el cierre de más planteles escolares antes del 2020. (GFR Media)

Un total de 307 escuelas cerrarían antes que termine el año fiscal 2019-2020 como parte de las medidas que deberá tomar el Departamento de Educación (DE) para lograr ahorros millonarios, según propone la Junta de Supervisión Fiscal en el Plan Fiscal para Puerto Rico, certificado el pasado martes.

Sin embargo, el gobernador Ricardo Rosselló reiteró hoy en un tuit que “no habrán más consolidaciones de escuelas”, declaración que fue confirmada por la secretaria del DE, Julia Keleher, en una conferencia de prensa.

En concreto, el organismo federal contempla que 283 escuelas deberán cerrar para finales del año fiscal corriente, mientras el cierre de 24 planteles escolares deberá concretarse para el 1 de julio de 2019 (fecha en que inicia el nuevo año fiscal).

En el documento se destaca que el DE ha cerrado unas 480 escuelas desde el 1990, 167 durante el año fiscal 2017 y 255 en el 2018 y que la medida propuesta surge tras un análisis que toma en consideración factores como la capacidad, las características geográficas y culturales, costos de transportación y la calidad de las facilidades.

“Cada cierre de escuela debe ahorrar un estimado de $47,000 al año por la reducción de los costos de las instalaciones. La consolidación de las escuelas también permitirá resultados de mayor calidad a menor costo al permitir que los sistemas inviertan en un número menor de escuelas de mayor rendimiento”, lee el documento.

Asimismo, indican que el DE debe establecer como meta que cada escuela primaria y secundaria tenga una capacidad promedio para 330 y 700 estudiantes, respectivamente. 

El cierre o la consolidación de planteles escolares es solo uno de varios ajustes que detalla el organismo federal como parte de su “visión futura” para la agencia. Por ejemplo, hacen hincapié en la reducción de maestros, que no ha sido proporcional al descenso de estudiantes en el sistema público después de 1980.

“Con una disminución esperada adicional del estudiante de 15% en los próximos seis años, el DE tiene un espacio significativo para adecuar su sistema educativo en relación con el número de estudiantes. El fortalecimiento de su sistema le dará al DE la flexibilidad y la financiación para enfocarse en mejorar la calidad de la educación proporcionada”, reza el plan fiscal.

La Junta, en este sentido, establece que el DE deberá lograr ahorros de $35.6 millones en personal, $13.1 millones en gastos y $0.6 millones en ahorros de reducción de déficit en fondos especiales para el próximo año fiscal. Para esto, la Junta sugiere que el DE consolide su presencia -incluyendo escuelas, maestros, clases y administración-, modernice instalaciones, revise currículos y equipe a docentes.

Estas medidas deberán generar $576 millones para el 2023.

Asimismo, resaltan la necesidad de mejorar la proporción estudiante-maestro de 11:1 a 14:1, en comparación con sistemas educativos como el del condado de Miami-Dade, donde la proporción es de 16:1. Este ajuste supone un ahorro de $220.5 millones para el 2023.

En cuanto a puestos administrativos, plantean que la cantidad de personal (directores, personal de oficina), así como empleados de mantenimiento y empleados de comedor, debe disminuir proporcionalmente a la reducción de escuelas, lo que supone un ahorro de $104.millones para el 2023.

Mientras, sugieren la creación de un sistema de agencias educativas locales (LEA, en inglés) para descentralizar el sistema educativo y provocar ahorros estimados en $30.8 millones. Keleher, anunció en enero pasado un plan operacional a estos fines.

A continuación, un desglose de cifras generales proyectadas por la Junta fiscal. (Espera unos segundos en lo que carga la gráfica)


💬Ver 0 comentarios