Entre otros aspectos, la gobernadora Wanda Vázquez detalló que el gobierno podría gestionar viviendas provisionales para aquellos afectados por los sismos.

Hasta un máximo de $35,500 en asistencia individual será lo que las personas damnificadas que residen en los municipios de Guánica, Yauco, Guayanilla, Peñuelas, Ponce y Utuado podrán solicitarle a la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) como parte del paquete de asistencia aprobado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras el terremoto de magnitud 6.4 ocurrido en la zona sur de la isla el pasado 7 de enero.

Así lo anunció esta tarde la gobernadora Wanda Vázquez Garced, junto a Alexis Amparo, designado por FEMA como coordinador de esta respuesta, Ottmar Chávez, director de la Oficina de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR 3) y Fernando Gil, secretario de la Vivienda, en una conferencia de prensa en la que desglosó y explicó la ayuda recibida tras la declaración de asistencia mayor para Puerto Rico que firmó el presidente Trump.

“Todo tiene que estar documentado”, le advirtió la gobernadora a las personas que soliciten estas ayudas.

Además del Programa de Asistencia Individual (PAI), las ayudas incluyen las categorías A y B del Programa de Asistencia Pública (PAP), que incluye la remoción de escombros y otras medidas de protección de emergencia.

Se informó que a partir de hoy personal de FEMA estaría visitando los refugios oficiales y los campamentos satélites para que las personas afectadas puedan solicitar la asistencia individual. Estos tendrán 60 días para peticionarla, término que ya comenzó a correr a partir de la firma de la declaración.

“Hoy tenemos 100 personas en el área afectada requiriendo ayuda”, dijo Amparo, quien añadió que también pueden llamar al 1-800-621-3362.

Según Amparo, los solicitantes podrán comenzar a recibir la ayuda peticionada “en días”, aunque advirtió que primero se verificará si la propiedad impactada tiene una póliza privada y cuánto recibiría por esta vía. Sobre los problemas que surgieron después del huracán María ante la falta de títulos de propiedad sobre las viviendas de muchos de los solicitantes de ayuda, indicó que se estarán aceptando en esta ocasión declaraciones juradas. Gil informó, por su parte, que el Departamento de la Vivienda estará dando asistencia en estos casos.

“La asistencia de FEMA es una asistencia de emergencia. Es una ayuda para comenzar el proceso de recuperación, pero no para darle todo lo que perdieron”, enfatizó Amparo.

La gobernadora resaltó que esto es parte de la ayuda que se completará con otros fondos estatales.

“Es una ayuda de emergencia, es una ayuda para tratar de volver a la normalidad”, dijo la funcionaria, quien advirtió que junto al Departamento de la Vivienda se están trabajando otras alternativas, como sección 8, Vivienda Pública y otros acercamientos de la banca privada.

La asistencia individual, se informó, podría incluir gastos de vivienda temporal, reparaciones y otras relacionadas a la emergencia, reembolsos de gastos de realojamiento y construcción de vivienda permanente o semipermanente. También podrían incluir gastos de cuido de niños, de servicios médicos o dentales, de funeraria y sepelio, de muebles, electrodomésticos, ropa, gastos de mudanza y materiales educativos, entre otros.

Por otra parte, la gobernadora manifestó que también habrá ayuda para pequeños negocios como préstamos por pérdidas económicas, préstamos de viviendas y de daños empresariales, entre otros. Mencionó que la declaración que firmó Trump permitirá ampliar la ayuda de apoyo en crisis a través de la contratación del personal necesario durante los próximos nueve meses y también viabilizará la Asistencia de Desempleo por Desastre, de Servicios Legales y la Remoción de Escombros. En el caso de desempleo, especificó que los beneficios comenzarían desde el día que la persona quedó desempleada hasta 26 semanas de la fecha de la declaración de emergencia, firmada ayer por Trump.

Para ser elegibles, dijo, los solicitantes a estas ayudas deben residir en las áreas declaradas como emergencia o haber estado en la zona durante el temblor.

“Hay mucha ayuda. Lo más importante es la evidencia. Guarde los recibos”, le advirtió la gobernadora a los solicitantes de estas ayudas.

De la misma manera, Vázquez Garced le hizo un llamado a los alcaldes que han recibido ayuda por la emergencia a guardar las facturas para evidenciar los gastos pues les recordó que son fondos públicos de los cuales luego se hará una auditoría para verificar si fueron usados de forma correcta para atender situaciones relacionadas al desastre.

“La prioridad nuestra es que el pueblo vaya logrando la confianza a través de las ayudas. El conocimiento da poder. El conocimiento de todos los ciudadanos de que esto es una situación que puede durar, que podemos seguir sintiendo los diferentes sismos pequeños, quizás unos más fuertes que otros. Que esto es algo que puede continuar”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios